ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

miércoles, 7 de mayo de 2008

MAGNUM 44 : "Iron Man", cine palomitero sin pretensiones


No soy gran amante del comic. Me van más los tebeos. Lo cual no es óbice para que admire las novelas gráficas de Frank Miller o el erótico de Milo Manara, entre otros. Esto quizás me permite distanciarme lo suficiente para opinar, objetivamente, cuando se obra el paso de la viñeta a la gran pantalla. Por eso no me voy a enredar en las inexactitudes, cambios o “traiciones”, de las que mi buen amigo Enrique Montiel podría dar un lección magistral, como devoto que es del universo comic. Me voy a centrar en la película en si. Vayamos por partes.
En primer lugar, “Ironman” cuenta con un director sorpresa Jon Favreau. Tras verle como actor en varias comedias inanes, este tipo despuntó con “Elf”, film netamente navideño que dirigió en 2003 y que supuso un inesperado éxito de taquilla en USA. Sus claves, un fresco sentido del humor y su protagonista, un inspirado Will Ferrell. Tras esto vino “Zathura, una aventura espacial”, que recaudó lo suficiente como para hacerle inesperado candidato a dirigir “Ironman”.
Definitivamente, Favreau no es Bryan Singer, ni esta cinta se acerca ni de lejos a las extraordinarias dos primeras partes de “X-men” o a “Superman Returns”, pero es indudable que este cómico metido a modesto realizador da sopas con honda a otros fallidos adaptadores de comics, tipo Joel Schumacher, lo cual tampoco es difícil, dicho se a de paso.
Por otra parte, Robert Downey Jr., el protagonista absoluto de la función, concede al personaje de millonario caprichoso un punto canalla de lo más agradecido, aunque a veces lo tópico de los diálogos nos haga igualmente odiarle con ansia. En el platillo de lo bueno, agregar a Jeff Bridges, inusualmente contenido.
Por supuesto, hay que decir que el film es ingenuo, se hace largo, nos obliga a soportar la bobería de Gwyneth Paltrow y no aporta absolutamente nada al género, pero al menos es honesto en su pretensión de simple y llanamente entretener. Y cuenta además con los efectos especiales maestros de la ILM del amigo Lucas y los diseños de la armadura del superhéroe de ese mago que se llama Stan Winston.
Así pues, cinta palomitera sin exigencias que supone el primer producto de la división de cine de la editorial Marvel, que por fin se ha cansado de mirar como otros se llevaban la pasta a cambio de ridículas compensaciones por ceder sus golosos derechos.

by Harry Callahan

3 comentarios:

VENTILADORCULAR dijo...

OTRA excusa para no ir al cine. La principal, nuestro amigo Montiel la sabe tan bien como yo...
Yo sinceramente, si veo un cómic adaptado a película, me siento sabiendo lo que me espera casi en el mejor de los casos: "Pure entertainment". Y si la peli me da algo más, pues eso que me llevo. Por otra parte, Paltrow me resulta....plúmbea...
Creo que la última que ví fue Dick Tracy (ayer, jaaja) y me gustó bastante. Saludos

Baraka dijo...

Enhorabuena por esta tu primera colaboracion en el blog del Abogado del Diablo, Mr. Callahan. Su acierto y puntería con la Magnum calibre 44 ha sido digna de elogio. Lamentablemente, mi experiencia vital me dice que las películas de superhéroes caen en lo vulgar y lo irrazonable. Excepciones: El Batman de Burton, XMen2, Spiderman y Superman returns, que está entretenida. Hulk de Ang Lee me pareció... sorprendente!! Era una mezcla de "24" y "brokeback mountain"!! Si algo define a "la masa" es la fuerza bruta y esa película mostraba hasta nanotecnología. Realmente las mejores películas adaptaciones de comics son las más alternativas: La liga de los Hombre extraordinarios, V de Vendetta, Sin City (estoy esperando la 2ª parte), 300 y... WATCHMEN, de la que ya hablé antes de borrar el archivo del blog. Mucho ojo con watchmen... ¿quien vigila al vigilante?

Pablo dijo...

Pues sinceeramente tengo curiosidad por ver las andanzas de Toni Starks en esta pelicula, siempre me resultó atractivo este personaje de la marvel, con su armadura caballeresca como el antagonista del Dr.Muerte con el q se encontraba bastante poco, el truco para no sentirse estafado es ir mentalizado con que no vas a ver una obra maestra del cine, sino como dice el profesor Callahan, vas a ver una obra entretenida y palomitera...