ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

jueves, 19 de enero de 2012

MIS ALL STAR PICKS


  • Pau Gasol

    LA Lakers

    Tweet

  • Serge Ibaka

    Oklahoma City

    Tweet

  • Kobe Bryant

    LA Lakers

    Tweet

  • Ricky Rubio

    Minnesota

    Tweet

  • Marc Gasol

    Memphis

    Tweet


  • Dwyane Wade

    Miami

    Tweet

    • Centro
    • LeBron James

      Miami

      Tweet

    • Carmelo Anthony

      New York

      Tweet

    • Jose Calderon

      Toronto

      Tweet

    • Dwight Howard

      Orlando


Write In Vote:Rudy Fernandez Denver

sábado, 14 de enero de 2012

CARCAÑO, EL CUCO Y SAMUEL L. JACKSON (La Voz 15-01-2012)


CARCAÑO, EL CUCO Y SAMUEL L. JACKSON

La Sentencia que la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla dictó el 13 de enero de 2012 (mi cumpleaños) sólo ha gustado a los propios imputados. Leyendo los ciento cuarenta folios que la componen, con la mente de penalista en “Modo ON” se aprecian los motivos de este indeseado final: la falta de pruebas, la ausencia del cadáver y la exitosa estrategia defensiva de la defensa. Hay dos versiones del asesinato. En la primera, Carcaño mata a Marta del Castillo por una discusión, con un cenicero de considerables dimensiones, al golpearla una sola vez en la cabeza. La tristísima ironía es que el condenado dice que dicho objeto tenía impresa la publicidad de una discoteca llamada “Alevosía y nocturnidad”.

La segunda versión dada por Carcaño es que el horrible crimen fue cometido por Francisco Javier García Marín, alias “el Cuco”, quién golpeó, amenazó, amordazó, violó y ahogó a la joven. El condenado no intervino por estar drogado y por miedo a su amigo, aunque luego lo ayudó a deshacerse del cuerpo de Marta. El Juzgado de Menores –y posteriormente la Audiencia Provincial- condenó al Cuco por encubrimiento y lo absolvió de las peticiones de asesinato y violación. Tras la firmeza de esta sentencia, la cosa juzgada dejaba fuera del pleito al Cuco por lo que la estrategia “ideal” era echarle la culpa, en la búsqueda del aforismo latino “Non bis in idem” (no se puede juzgar dos veces a una persona por un mismo hecho).

Tiempo de Matar (“A time to kill”, 1996) es una película protagonizada por Samuel L. Jackson, Sandra Bullock, Matthew McConaghey y Kevin Spacey, que versiona un libro de John Grisham. En él se narra que, tras la violación y asesinato de una niña negra de diez años en un Estado sureño, su padre (Jackson) se toma la justicia por su mano y, armado con un rifle de asalto, mata a los dos asesinos en la sala de justicia, delante de una multitud atónita. Tras ello se produce un nuevo juicio, enlazado con graves amenazas de muerte al hombre y sus abogados, así como la intervención del Ku Klux Klan.

El padre de Marta habrá pensado una y mil veces en esta solución pero, quizá por un carácter atemperado, por la responsabilidad para con sus dos hijas y su esposa, o por respeto a la cárcel que le esperaría después, ha confiado en la respuesta de la Justicia. Y ha hecho bien. Pero el problema reside en que la justicia profesional, aplicando la legislación que los políticos dan, no satisface a los ciudadanos. Ya he hablado de las injusticias de la Ley de Violencia de Género, y vemos ahora el infortunio que crea la Ley del Menor y el ciudadano, lego en derecho, desconfía tanto de la Justicia que acabará por suceder un hecho como el relatado en la película. Y eso da miedo.

Enrique Montiel de Arnáiz

sábado, 7 de enero de 2012

Dos días de Enero (La Voz 8-01-12)

DOS DÍAS DE ENERO

​Cinco de enero. El sol oculta su efigie y el sonido de los tambores advierte la llegada de la cabalgata de los Reyes Magos de Oriente mientras centenares de niños, expectantes, sostienen con las manos bolsas de plástico, y bicentenares de padres, intranquilos, elevan a los cielos paraguas invertidos. Su objeto, la caza del caramelo de Cajasur, ése que regalan en las salas de espera de las oficinas bancarias y que reparten hoy los pajes reales desde las carrozas. Otros usan el paraguas del revés como medio de protección caramelil, porque hay Reyes maliciosos que disparan con inquina. Y en pleno tiroteo –algunos también contraatacan al Rey Melchor, al que apuntan entre los ojos- me vino al recuerdo la historia de la madre de Nina, una amiga del instituto.
Un día de Reyes, acompañaba Nina a su madre, una señora de cabellos rubios, ojos marrones y mediana estatura, junto con su pequeña hermanita. No puedo ofrecer una descripción del tiempo y la temperatura porque no estaba allí, pero arriesgándonos un poco, diremos que hacía frío y era de noche. La madre de Nina, despreocupada, recibió un certero caramelazo en uno de sus ojos marrones que le vació una cuenca. Le colocaron una órbita de cristal –en realidad, polimetilmetacrilato- que asemejaba el ojo perdido. Al año siguiente (vuelvo a inventar, quizá pasaron varios años), volvió al lugar del crimen, junto con su marido y su hija pequeña. Tampoco llevaba un paraguas vuelto del revés. No sé si fue un Rey, un paje o un lanzador anónimo de la primera fila, pero el caramelo voló nuevamente en su dirección. El impacto fue certero y su falso ojo estalló y rompió en dos trozos. La madre de Nina no ha vuelto jamás a aparecer por la cabalgata. Es más de Papá Noel.
​Seis de enero. Llama el Cabo Montiel, destinado en Afganistán, como miembro de las fuerzas de la ONU. Le dice a su madre -que ha guardado los regalos que para él han dejado los Reyes Magos en el salón de su casa, sobre unas viejas zapatillas, para cuando regrese- que saldrá en el telediario de las tres. Ha sido seleccionado para acompañar a los mandos que van a ser felicitados por el nuevo Ministro de Defensa, por la Pascua militar. Pedro Morenés, utilizando el artilugio de la videoconferencia, iba a contactar con las misiones internacionales y ser informado de los avances de las fuerzas españolas en el extranjero.
Abiertos ya los regalos y diluidas las risas infantiles, la familia del Cabo Montiel pone la televisión buscando en vano una imagen de su héroe en la lejanía afgana, editada y cortada por un sujeto mezquino de los informativos. Cuando vuelva, el Cabo Montiel encontrará más cambios de los que imagine allá en Herat. Con la crisis, su escaso sueldo no le llegará para rendir pleitesía a los Reyes Magos. Tendrá que hacerse más de Papá Noel.

Enrique Montiel de Arnáiz

lunes, 2 de enero de 2012

CROQUIS

MEDIDAS DE JUEVES

Lo que hoy anuncian, asusta. Aún no nos hemos enterado de las medidas de recorte del otro día y ya nos están anunciando nuevas. Al parecer, debajo de la alfombra había más que ceniza, el déficit era un 8%, o más, y me huelo que o se tomaban o nos echaban del juego de la Unión Europea. A saber qué medidas serán. Lo que tengo claro es que tan poca vergüenza no puede tener el Gobierno del PP para hacer lo contrario de lo prometido tan sólo once días después. Que hayan aprovechado para justificarse un poquito y meter el dedito en el ojo al PSOE saliente, también, pero estoy convencido de que la cosa tiene que estar mucho peor de lo que pensamos. Crucemos los dedos para lo que nos viene el jueves.