ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 30 de octubre de 2011

FIVE MILLION PARADEICHON (La Voz 30-10-11)

FIVE MILLION PARADEICHON

​Redondeando al alza. La cifra es un poco inferior aunque en breve llegaremos a esa parada. Lo preocupante es, sin embargo, que ni siquiera estamos en la cresta de la ola de la crisis y ya hemos extraviado la tabla de surf. Aún nos queda lo peor, sufrir el Tourmalet del fin de mes, las fatiguitas de la hipoteca, el lucro incesante de los subasteros y sus compinches en notarías, registros y juzgados. Ahora, como en la montaña rusa: Agárrate que vienen curvas. Y el pobre españolito, antaño terror en los tercios de Flandes, numantino indomable, domeñador de la morería, descubridor y desvirgador de la América escondida, matador de gabachos; ese español Alatriste, rápido de lengua y estoque, está hoy deprimido. Y despedido. Ya le pasó a Don Rodrigo Díaz de Vivar, que lo despidieron. Y se fue a la competencia, como la falsa moneda, aprovechando que en tiempo de los moros no había prohibición de concurrencia entre Alfonsos y Al-Muqtadires.
​Podríamos buscar culpables: El modelo empresarial, la corrupción sindical, una legislación torticera, negligencia gubernamental, la ruina del €uro, el vampirismo bancario o la falta de productividad del trabajador. Ninguna de ellas nos satisface por sí sola, aún siendo todas parte del cónclave. Ahora bien, algo hay que cambiar; no puede ser que los españoles sólo nos pongamos de acuerdo para defendernos del enemigo común, cuando vemos que nos jugamos habas e hijuelas, cuando el adversario pretende llevarse a nuestra esposa y no a nuestra suegra, a nuestro hijo y no a la criada que lo lleva al colegio privado que, sin embargo, pagamos todos, concertándolo con fondos públicos (medida que sospecho habrá iniciado la derecha; perdón, en mayúscula: La Derecha).
(¿Cómo dice? ¿Que el concierto escolar no lo hizo Alianza Popular? ¿Que era más barato concertar que construir colegios y sacar plazas de maestros? No se muerda la lengua, que se va a envenenar. Qué cosas se le ocurren.)
​Pues voy yo, valiente –ignorante- y le pregunto a un señor barbudo que ha hecho pellas en el Congreso de la Abogacía de Cádiz en el que Peces-Barba ha liado el guirigay, que si pienso que no debieran concertarse los colegios privados, que qué soy. “¡De izquierdas!”, me contesta con alborozo y sorpresa (noto la duda en sus labios). “¡Yo pienso igual, que los políticos de mi partido deben dar ejemplo y usar la sanidad y la educación públicas obligatoriamente!”. Poca vida tienes en la política, amigo mío socialista, siendo honrado y congruente. Pronto llegará un jefecillo de entreplanta, un personaje inculto y abigarrado disfrazado de Risto Mejide y te dirá que “tú sí que no vales”. Y habrá un parado más, uno que no cotizaba ni llevaba el pan a su casa y a la del vecino, vía Seguridad Social. Y con tu despido, se habrán usado ya cinco millones de maneras de despedir y habrá que trucar el cuentakilómetros y empezar de cero.

​Enrique Montiel de Arnáiz

miércoles, 5 de octubre de 2011

El hombre de Macintosh

Steve jobs, Paul Allen y el chaval que creó Facebook han sido los padres de nuestro día a día. Pero sobre todo los dos primeros. La clave de Jobs fue hacer un producto de calidad, atractivo visualmente y su cerrado sistema de venta y marketing. Ha creado un habito en nosotros y por eso será recordado. R.I.P

domingo, 2 de octubre de 2011

Strange days

Y no me refiero a los doors sino a estos extraños en que no te cuadra nada, en que no entiendes por qué eres tan importante como para que los dioses se fijen en tí.

NO DA PARA (MAS) - La Voz 2-10-2011

NO DA PARA (MAS)

Si soy invectivo, xenófobo, tendencioso y prejuicioso y digo que los catalanes son unos rácanos que sólo miran por su propia pela, peseta, euro o perrachica. Si lo expreso en un foro público, ornamentado y televisado en directo. Si se me escapa, porque naturalmente jamás diría algo así salvo que fuera en la feria, ebrio de manzanilla y sobrio de purito, rodeado de mis vecinos del cortijo, duquesas eternas, bailaoras de faralaes y cantaores aguardentosos. Si digo, además, que los niños catalanes muestran retraso en expresión verbal (y omito que destacan en expresión numérica) porque cuando se expresan no los entiende nadie.

Si digo todo eso, naturalmente, cuando mañana me levante genuflexionado de mi cama con dosel y crucifijo de Dalí y vea que todos los medios de comunicación han recogido mi patinazo, cuando vea que los políticos desconocidos que intentan que su nombre se conozca algo de aquí a las elecciones autonómicas me ataquen, gravemente ofendidos, diciéndome cosas que suenan mal pero que no entiendo porque de niños aprendieron a parlar catalá en vez de la lengua de los andaluces, que no es otra que el Español-Spanish (y no el castellano, que es la lengua en la que Rodrigo Díaz de Vivar se cagaba en los muertos de los moros de la morería). Decía –me he perdido- que cuando mañana me levante, mi pléyade de asesores y peluqueros (Llongueras en andaluz es Yonguerah) me dirá que qué has dicho, macho, la que has liado, que se nos han indignado los tontos del haba de los inmigrantes catalanes que votan al Partido Andalucista y se sienten de Triana, de la Viña, de Gran Capitán o de Almendros Aguilar pese a haber nacido en Sant Sadurní de la Gran Olla.

Yo que he sido concejal durante ocho años en el Ayuntamiento de los Caños de Meca, que tengo más vidas y menos libros que el gato del maestro Antonio Burgos, pienso en una solución rápida y eficaz: El malentendimiento, la disculpa, el me he equivocado, mireusté. Y a ver si vuelve a caer ETA por vigésimocuarta vez y se olvidan de mí aunque mi popularidad entre los nacionalistas independistas de Al-Ándalus sigue subiendo como la espuma y algún día podré sacar del armario mi uniforme de torero con los colores del Betis, besar la bandera verdiblanca con la cara de Blas Infante en su centro y cantar a voz en grito el himno de mi patria a capella con José Mercé.

Pero claro, siempre habrá algún articulista imbécil que me dirá inculto y se ciscará en mis castas morávides pese a haber estudiado con el Micho-2, igual que él, y dirá que todo procede, según su caduca interpretación freudiana, de mi gravísimo complejo de superioridad, que como todo el mundo sabe, es que me siento superior porque tengo inferioridad fálica. Pero me dará igual lo que me digan porque no los entiendo y porque yo soy más de Jung.

Enrique Montiel de Arnáiz