ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 31 de marzo de 2012

LAS TETAS GORDAS (La Voz 1-04-12)


​No tengo el placer de conocer al number-one de IU en Andalucía, Diego Valderas, pero permítanme que le plagie la cita dirigida a la Delegada Provincial de Educación, Blanca Alcántara. Ha dado para mucho la semana de las elecciones andaluzas, la huelga general, el ERE de los trabajadores del Ayuntamiento de Jerez, las medidas fiscales del Gobierno y los goles de Raúl. Podríamos decir que han sido siete días de tetas gordas cargadas de leche informativa, prodigio de fertilidad y deseo inalcanzable del ahíto lactante periodista.
​La teta que mano no cubre, no es teta sino ubre de la información y a veces nos atraganta por exceso, pero en esta semana la leche era light, pasaba al estómago con facilidad por su poca densidad. Desconozco la magnitud de las citadas mamas, pero grande habrá sido seguramente la conmoción de Alcántara, con la dicen que tercera amnistía fiscal. Es necesario levantar la contribución de los españoles a la hacienda pública, pero hay muchos que, más que objetores de conciencia a pagar impuestos, son profesionales del desvío y la erradicación fiscal. Las PYMES están asfixiadas con los cargos periódicos del “autónomo”, los trimestrales de IVA e IRPF, los temibles gastos fijos, y ahora vamos y premiamos a los artistas de la mangoleta, que diría Antonio Burgos, a los jerifaltes del paraíso fiscal, que desayunan caviar y cagan oro, como los Lannister. Inquietante.
​Esos futuros amnistiados supongo que no harían huelga junto con Méndez y Toxo, los “Epi y Blas” sindicales. Fuentes no oficiales han expresado que el 29M ha tenido un aceptable seguimiento del 70% entre sus propios afiliados. O sea. La gente cierra cuando los piquetes delincuentes amenazan a su paso atilano con romperle el escaparate y vuelve a abrir, dos minutos después, cuando doblan la esquina de la calle: Está la cosa como para perder un día de ventas o de nómina por satisfacer una huelga premeditada –y coordinada con partidos políticos afines- antes incluso de que el Gobierno de Mariano Rajoy hubiera tomado posesión. Aun así, la huelga fue un truño, si me permiten la castiza expresión.
​Y dónde dejamos a Arenas y Griñán. Gran fracaso de ambos, se mire por donde se mire. Y la razón no es otra que la obcecación de la clase política por el inmovilismo. Es decir, por el sistema D´Hont y la negación de las segundas vueltas, como corresponde a una nación antigua como la nuestra. No tiene sentido que la persona que va a ser Presidente de Andalucía lo sea sólo en función de los pactos con los partidos minoritarios y no porque los andaluces lo hayan seleccionado directamente mediante sufragio. Mañana pactan IU y PP y se elige a Arenas. Pasado rompen, y quizá sea Griñán. Y si pactan IU y PSOE, acabaría siéndolo Valderas. Y las feministas, con las ubres en punta, calladitas. Sumisas al “aparato” del partido. Y el pueblo andaluz sin saber aún quién es su Presidente, por culpa de D´Hont.

​Enrique Montiel de Arnáiz

KARIMA Y EL JUEZ


La mañana había sido de gran amenidad y nada hacía imaginar la batalla de la tarde. La simpatía mostrada por Karima Ouald Ali y su compañero Ahmed Khalifa había hecho que se ganaran al centenar de asistentes al Curso sobre "El Código de Familia Marroquí y su aplicación en España", que se celebró el viernes en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía de Cádiz. Más de cuarenta de los inscritos habían llegado tarde. Eran los alumnos de la Facultad de Derecho de Algeciras; el chófer de su autobús había cogido por la carretera de Tarifa. Por el contrario, no había ni un estudiante de la Facultad de Jerez.
El curso fue iniciado por Karima, Presidenta de la Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes de Málaga y Doctoranda en Derecho por la Universidad de Jaén. Su ponencia versó sobre el Código de Familia marroquí. La joven investigadora lleva los cabellos descubiertos, sin velo islámico, y viste a la manera occidental. Trató de transmitir a los asistentes los avances que ha supuesto la modificación de 2004 de la Mudawwana en relación al matrimonio y sus efectos jurídicos, haciendo ver igualmente sus contradicciones. La intervención propició un sano debate que dio paso al almuerzo.
La sesión de tarde la protagonizó Hassan Mazouzi, Juez de Enlace en la Embajada de Marruecos en Madrid, quien debía explicar la aplicación del Código de Familia a mujeres inmigrantes marroquíes en España. Sin embargo, los problemas para expresarse del ponente, al que se le entendía mejor en árabe que en español, propiciaron que se abandonara la ponencia y se produjera una larga discusión sobre un tema diferente: el suicidio de Amina Filali, la joven de 15 años obligada a contraer matrimonio con su violador. Su Señoría lo pasó mal. Con exquisita educación y una amplia sonrisa mostró sus dudas sobre la veracidad de la información dada por la prensa, aunque luego patinó al confirmar, tratando de disculpar al juez de familia que había admitido el matrimonio de la menor con su violador para archivar la causa penal, que la responsabilidad del enlace había sido de la familia de la joven, que hasta en cinco ocasiones había acudido al magistrado a suplicarle que autorizara el enlace de su avergonzada hija.
Los universitarios intervinieron con coraje ante las contradicciones del juez, que acabó por expresar que investigaría la realidad del suceso, manifestando su disconformidad, como padre de cuatro hijas, con la norma que forzó este trágico suceso. La, hasta entonces, aburrida ponencia se había convertido en un intenso debate sobre derechos humanos, justicia internacional y defensa de la mujer menor de edad. Karima Ouald Ali sufría, pero parecía satisfecha. El curso había sido un éxito y el desagravio a la pobre Amina Filali se notaba en el ambiente mientras el juez, embutido en un abrigo negro, salía del aula, apurado y sonriente, en dirección al Parque Genovés, para no volver jamás a Cádiz.

domingo, 25 de marzo de 2012

Análisis electoral

1) Arenas no era el candidato adecuado
2) Diego Valderas se ha encontrado con el regalo de los votos huidos del PSOE
3) la decisión de atrasar las elecciones andaluzas le ha salido bien al PSOE
4) la presidencia de Andalucía no debería salir de un pacto temporal. Ojalá haya primarias pronto...
5) El uso de los sondeos (mayoría absoluta del PP) como siempre es efectivo a los socialistas
6) La reforma laboral de Rajoy ha pesado mas que los Eres de Griñán y Chaves
7) Si Valderas pide la presidencia, qué?
8) Hay vida después de Arenas?
9) Andalucía, a contra mano con el resto de España. Tiempos duros?
10) Los ganadores y perdedores intercambian sus estados de ánimo

martes, 20 de marzo de 2012

MARC EL VAMPIROS

El cielo era gris, como tantas otras veces que había mirado por la ventana de marcos oscurecidos, madera noble, carcomida por la termita. Era gris marengo. Las personitas vagaban inmisericordes, alejadas de la realidad, mirando la ventana con hambre insaciada. Las personitas eran personitas porque había una considerable distancia entre ellas y Marc. Si estuvieran cerca la furia del hambre no se podría contener e intentarían devorarlo, separar sus ligamentos de los huesos de la espina dorsal, para evitar que se crease otra personita hambrienta que disputara la comida.

Lo intentarían, claro está, pero desde su conversión, las personitas poco podían hacer con Marc, que era mucho más veloz, rápido, intuitivo y mortal que los grupos de zombies que correteaban las calles. Y más que todo eso era fuerte, increíblemente fuerte. Podía desmembrar un zombie con un mero gesto de los brazos, y si se veía rodeado por muchos, con un salto alcanzaba la copa de un árbol para poder otear la zona cercana o elegir una víctima solitaria. Al principio no le había gustado, se oponía a la conversión, pero pasado el tiempo, Marc estaba conforme con su condición de vampiro neonato.

Las personitas no podían olerlo, ni a él ni a ningún vampiro. Era una ventaja notable para emboscarlos en los ascensores, donde su rapidez era mortífera. Claro que para cualquier ser humano un ascensor y un zombie era una combinación definitiva. Los vampiros eran más pacientes, mucho más selectos. Sabían que quedaban pocos humanos y podían albergarlos en bodegas, darle una vida apacible sin necesidad de traumas. Una donación de sangre cada cuatro días, apenas medio litro, bastaba para alimentarlos. Habían conseguido reprimir su instinto sanguinario pero apenas podían controlar el sexual. Su natural apatía los convertía en máquinas de sorber, pero también de chupar. Como los enfermos de Parkinson, el virus del vampirismo les aumentaba el apetito sexual, y para eso aún no había cura.

La primera vez que se enfrentó a lo que antes había sido un ser humano, su naturaleza mejorada le permitió estudiarlo con velocidad antes de tan siquiera tener que prever su ataque. El zombie vestía una bata blanca, y un estetoscopio colgaba de su cuello. La bata estaba estampada con numerosas salpicaduras de sangre, procedentes, supuso Marc, de alguna víctima indefensa. Podía oler la sangre y le enfurecía el desperdicio, ante la terrible sequía que había supuesto la epidemia zeta. El joven vampiro mantenía su condición física del día de la conversión: tenía veinticinco años y estaba musculado. Marc preparaba una oposición para la policía nacional desde hacía dos años. Estaba casi seguro de que la iba a aprobar. Su cabello negro y su perilla recortada le conferían un aspecto temible, contrastado con el azul eléctrico de sus ojos. Vio venir al zombie, la bata de médico aleteó antes de su ataque y con un mero golpe en el cuello, la cabeza se desprendió del tronco y cayó inerme al suelo.

Fue una más de las miles de batallas que se produjeron en ese triste mes de marzo de 2012, para la búsqueda de la conservación de la especie. No querían oro ni joyas. Unos ansiaban la sangre y otros la carne. El litigio era inaplazable.

sábado, 17 de marzo de 2012

EL SUEÑO DEL ESCRIBANO (La Voz 18-03-12)

​EL SUEÑO DEL ESCRIBANO

He tenido un sueño anoche, liberal, de humanidad y derechos, donde pronunciaba un discurso -las mujeres poseían sufragio activo, conocedoras como madres que eran de sus derechos y deberes para con sus hijos- ante los representantes de la patria de todos los hemisferios, mientras los ejércitos ingleses nos apoyaban desde las baterías y rechazábamos una y mil veces a los de Bonaparte, por la gracia de Dios y del Rey Fernando, retenido injustamente en Bayona. Las palabras me salían disparadas de los labios y hasta el Divino Argüelles me felicitaba por la claridad de mis pronunciamientos e ideas sobre la soberanía nacional, un concepto laxo que implicaba la fagocitación del mundo antiguo y el embrionamiento de la España fuerte que deseamos, pese a las bombas que tiran los fanfarrones.
​El sueño es eso, un dormir, la levedad de la consciencia que sobrevuela los cañones de la orilla de Chiclana, ocultos entre los verdes pinares españoles. Españoles y católicos, únicos y verdaderos, y si no lo son unos, tampoco son otros. El padre Muñoz-Torrero lo había observado con clarividencia, los españoles somos nuestros propios enemigos y en vez de apoyarnos en nuestra única religión nos hemos convencido de que necesitamos quién nos limite, quién nos lea y censure, quién nos pase por tribunales la nuestra fe en Dios nuestro Señor y su digno hijo Jesucristo.
​Cuánto tiempo ha pasado mientras defendía nuestra primera Constitución, liberal, ilustrada, moderna y plural. Cuánto ha transcurrido desde la matanza del 2 de mayo, desde que los traidores afrancesados y cobardes aceptaron ese sucio texto prerredactado que ha sido firmado en Bayona, imponiéndonos un rey ilegítimo y borracho que no habla ni nuestra lengua y que nos subordina a la jerarquía del enano Napoleón. Y soñando, acabamos en la Isla de León, reunidos como podíamos a salvo de la peste en la Iglesia de San Pedro y San Pablo, y en el teatro de Comedias, en Cortes Generales, escuchando el estridente sonido de las explosiones a nuestro alrededor, dispersas entre las nubes, sin poder alcanzar nuestras tierras protegidos por los valientes escopeteros de las salinas.
​Y hoy levanto de la cama, tornada en sudario, y miro el libro que he escrito, por tener una letra bonita, recogiendo la voluntad de todos los diputados, rígidos mis dedos, manchados de tizne negro. Ese libro maravilloso, único en su especie pero que es nuestro hijo, nuestra herencia, nuestro desafío ante la ilícita invasión de la piel de toro. Y miro el calendario y veo que mañana es el día del Padre, San José, y que habremos negado a Francia la imposición de todos sus deseos: ni rey, ni idioma, ni texto constitucional. Ay, Cádiz, yo sueño contigo de manera diferente a como lo hace Bonaparte, Cádiz. He aquí tu Constitución terminada que mañana verá la luz y que este humilde escribano acaba de finalizar, recién despertado…

Enrique Montiel de Arnáiz

domingo, 11 de marzo de 2012

Gallardónibus (La Voz 11-03-12)

GALLARDÓNIBUS


​Sabíamos que Alberto Ruiz Gallardón, el Ministro de Justicia, era un tipo cercano, inteligente y con dotes para agradar; la alcaldía de Madrid es, más que una escuela, un máster presencial de 3.000 horas. Gallardón estuvo en la bicentenaria Isla de León, en el magnífico Salón de Celebraciones del San Fernando Centro Plaza, arropando a Antonio Sanz en el acto de apertura de campaña de los populares gaditanos, acompañado por un póker de alcaldes de localidades de la provincia, entre los que estaban García Pelayo, Moresco y Marín. Y José Loaiza, Alcalde de San Fernando y Presidente de la Diputación Provincial.
​Éste último fue presentado por Mamen Pedemonte, próxima ya a terminar la carrera de Derecho, según me dijo, quién gracejeó que Loaiza también acudía a actos en San Fernando, contestando con ironía a las acusaciones de la oposición socialista de que está más volcado en “Cádiz” (por Cádiz léase Diputación Provincial) que es un propia tierra. “Levántate Pepe, que no te ven”, parece que le dijeron al Presidente, que se incorporó para saludar y que la gente comprobara que era verdad que estaba allí. Y ya que se había incorporado, tomó la palabra y pidió a Gallardón justicia para con la Isla. Se incorporó, pues, el Alcalde de todos los isleños y no el Presidente de Diputación, e instó al Ministro de Justicia a que preguntase al baranda de la Junta por la triste estampa del más tercermundista Palacio de Justicia de toda la provincia; el castillo en ruinas que ha dejado la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía en la Plaza de San José de San Fernando. Un edificio patético que se cae a cachos, donde nadie trabaja a gusto, y que no se abandonará en 2013 porque algún consumidor de orujo “Hijoputa” ha decidido que no se puede construir el nuevo juzgado en la parcela aceptada años ha.
​Y Gallardón, atento a todos los requerimientos del pueblo como ex alcalde que es, y tras haber descubierto el excelso cuerpo de la autóctona especie isleña del “churro del 44”, sacó su lado coñero y dijo que al día siguiente no iba a saber justificar su sueldo a Rajoy porque más que ir a trabajar había estado todo el rato con amigos. Y eso es lo que necesita, no sólo la Isla, sino Cádiz entera: a true friend. Dado que se dotó a las Autonomías de competencias en Justicia, por lo menos que rindan cuentas. No se vió en esta visita al Ministro que lleva pisando charcos desde que lustró con grasa animal la cartera de Justicia, sino al político hábil y concienciado de lo que necesita. No apareció el de la violencia estructural contra la mujer y el aborto de género sino el que ha dicho que Andalucía pronto será la California de los EEUU. Sólo nos falta, pues, convertir el Cádiz en los Lakers. Y que Arenas sea Schwarzenegger. Pero qué inteligente, Gallardónibus. Pero mucho.

domingo, 4 de marzo de 2012

NO ES PAÍS PARA TIESOS (La Voz 4-03-12)

No llegué a saber su nombre, era latino, de los Mets y hablaba español: eso me bastaba. Subimos a su furgoneta y el hombre -lo llamaremos José- nos fue sacando de Manhattan calle abajo, con dirección al tour 'Contrastes de Nueva York'. José comenzó a hablar del crack del 29 y los ejecutivos volando por los aires desde los rascacielos, tal y como murieron los desafortunados de las torres gemelas hace más de una década. La gente no tenía empleo, educación ni sanidad y un gobierno populista decidió construir viviendas de bella fachada e incierto interior para que lo ocuparan gratuitamente los sectores sociales más necesitados: madres solteras, parados y enfermos, siempre que no mejorara su fortuna, que, claro está, no iba a mejorar. Las madres puertorriqueñas parían niñas -justo en la barriada donde nació Jennifer López- y, a los catorce años, las hacían quedarse encintas para conservar la vivienda tres lustros más. Es el Bronx, donde los basureros trabajan con casco de seguridad porque los inquilinos de las viviendas públicas en vez de bajar los electrodomésticos estropeados los tiran por las ventanas, al acerado. Nos contó José que un alcalde intentó que las personas que cobraban el paro tuvieran, en contraprestación, que limpiar en el metro, como servicio a la ciudad. Casi lo matan. Tuvo que mostrarse en público y decir que lo olvidaran, que era una mala idea. La persona que cobra el paro ha de tener tiempo para reflexionar sobre la dirección en la que va su vida, y colaborando con la Administración no se tiene. Pensé en nuestra nación, tan vieja y europea, y tan poco sabia. En la analogía tan preocupante que existía entre el New York años 30 y la España de los 5 millones de parados. Y en que el dinero que no se gana con sudor y esfuerzo no se valora; en esas casas del Bronx con alambradas y espinas para atrapar las basuras lanzadas desde las ventanas a la calle; en la larga cola de personas armadas de muletas y sillas de ruedas, que iban en fila a la oficina de asistencia social para pedir subsidios y que se arrastran como pueden hasta hablar con el funcionario para salir corriendo al terminar, tirando las muletas al cubo de mugre.Esto no se trata de ser de izquierda o derecha, separatista o patriota, se trata de sobrevivir, de la cantidad de prejuicios absurdos y discursos abyectos que nos atenazan y amordazan ante la estulticia de alguno de nuestros gobernantes. Se trata de tener una economía fuerte y un mercado laboral firme y estructurado. Se trata de aprender de los errores de los demás. De que, como la Nueva York de José, España no sea un país para tiesos.

sábado, 3 de marzo de 2012

VIAJE A NEW YORK


De vuelta de New York apenas he tenido tiempo de hacerme de nuevo a la vida "española" porque ni con Jet-Lag ni con nada he podido dejar de trabajar. En mí queda el recuerdo del Madison Square Garden, del musical de Broadway de Spiderman, de Times Square, del Empire, del Top of the Rock, de la hamburguesa de Kobe, la tienda NBA donde me compré la equipación de Jeremy Lin, el perrito caliente con ketchup y mostaza y de Chinatown (y los Rolex a 30 euros) y de Little Italy y el restaurante Vincent, donde comí linguini con dos "meat balls" (albóndigas) que parecían naranjas levantiscas.

Las anécdotas fueron miles, las risas, los nervios, el agotador viaje y el imbécil que me tocó en el viaje de vuelta: única persona que en un viaje de 8 horas en horario nocturno estuvo leyendo toda la noche con el único fin de jorobarme "mi" posibilidad de dormir.

No creo que vuelva pronto a irme de viaje sin los niños pero que me quiten lo bailao. Lo malo es que ahora, estoy agotado. Pero como decía... It´s New York city!! Así que quién sabe!