ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 16 de enero de 2011

WALKING DEAD EN CEUTA


WALKING DEAD EN CEUTA

La Voz - 16-01-11

El helicóptero hizo un breve escorzo y enderezó antes de iniciar altura. El rumor de las hélices sombreaba el sol del diáfano día que era y el piloto –gafas “Ray-ban”, pelo engominado, “self-confident”- saludó con un gesto marcial a la azafata –rubiasca, siliconada, encantada de haberse conocido- y pisó el embrague que tengan los helicópteros para que aquello comenzase a avanzar. Y cómo avanzó. Algeciras-Ceuta en 7 minutos. La nave apenas oscilaba y sobrepasó el estrecho sin esfuerzo.

No conocía la ciudad autónoma de Ceuta, no sabía de su chiringuito en la playa, de su eterna calle del Rivellín, plena de tiendas de lujo y de joyerías impresionantes como la de “Chocrón”, donde me trataron con una simpatía que vende relojes. Tampoco conocía sus impresionantes murallas, ni el monumento al legionario y la cabra, ni sabía que me cruzaría por allí con Andoni Goicoetxea, nuevo entrenador del Ceuta, al que enseñaban el lugar. Me encantó que no hubiese IVA y que hubiese rebajas y, sobre todo, me gustó la comida marroquí del restaurante “Al-Andalus”, donde almorcé harera, pinchito y un delicioso cuscús de cordero. Y té y dulces morunos, claro está. Mientras esperaba que me sirvieran, la televisión graznaba. Nos tienen hincha a los españoles, el balón de oro no es nuestro. Rubalcaba ha anunciado que nos jubilaremos a los 67 años casi todos. Un bar de Madrid ha dicho que despedirá a un empleado cada diez días si el Gobierno no toma medidas a favor del consumo de tabaco. Fue entonces cuando me quedé en el limbo del ensoñamiento y me dí cuenta de algo.

Paseando por sus calles, visitando tiendas y monumentos, había, en todos lados, los que denominé “walking dead”. La referencia viene de las novelas gráficas tituladas “Los muertos vivientes”, obra del guionista de cómics Robert Kirkman, que recientemente ha sido estrenada en forma de serie en la televisión con un gran éxito de audiencia. La idea parece simple y no lo es: si un virus convierte en zombie a la gente, los supervivientes pasan por tantas y tan traumáticas experiencias que afectan a su escala de valores, a sus prioridades, a la concepción sobre la justicia, la vida o la muerte. O sea, lo que pasa en cada guerra de cada nación de cada mundo. Si matan a tu hijo, el asesino no va a tener un juicio justo donde su abogado pueda ser mejor que el tuyo. Los menos protagonistas de la obra son los propios zombies, que se limitan a merodear por las ciudades. Y en Ceuta, había multitud de “walking dead”, de personas quietas en las esquinas, en grupos o solas, sentados durante horas en bares, controlando las calles, inspeccionando aceras. Mirándome mirar escaparates. Da igual si eran de raza mora o cristiana. Estaban parados. Ergo son españoles.

Enrique Montiel de Arnáiz

miércoles, 5 de enero de 2011

VUELVEN LOS REYES MAGOS


La ilusión de los niños alimenta la poca salud de sus padres y el negocio de los comercios jugueteros. Ahora hay solecito aunque luego auguran lluvias. No sé si adelantarán la cabalgata pero ni la lluvia ni la espalda me separarán de mis niños, mirando reyes, llorando o riendo, cogiendo caramelos con paraguas vueltos. Lástima que el Rey Mago que yo quiero que quieran ver mis hijos no esté. Ni calle, ni reinado...

lunes, 3 de enero de 2011

BRUTAL CENTRO PLAZA


Entre 10.000 y 15.000 almas hubo ayer en el Centro Plaza de San Fernando, buscando suerte en el "Escaparate de la Ilusión". Un local lleno de productos y dos lotes -hoy se sortea el segundo- con todo tipo de género de los operarios del centro comercial. Se desbordaron las expectativas. El Plaza cada vez está mejor.

¿TAN MAL VAN LAS COSAS?


2011. 2 de enero. Zapatero dice que la crisis durará hasta 2016 y se queda tan pancho. Rajoy calla porque no sabe qué decir, carece de la más mínima perspicacia, intuición, velocidad mental. Sólo es un registrador sin alegría ni carisma. Y habla raro. Es la "oposición". ¿A qué se opone? ¿A medidas económicas que seguramente él hubiese hecho? Y ahora dicen que son medidas de derechas. Una mierda, con perdón. Son medidas de Estado. Son mejores o peores pero son las que hay. Se han comida la hierba de las vacas gordas y las vacas flacas están anoréxicas para salir del atolladero. Y el dinero. Estoy seguro que el dinero está bien escondido en los colchones, en las cajas fuertes, en los campitos. La gente está empezando a ver la crisis por lo que le cuentan los que la ven. Aún quedan subsidios de desempleo pero no hay cartillas de racionamiento. Se aprovecha la crisis para morosear, para dilatar. Y estos politicastros inútiles no meten en vereda a los bancos. Nos han acostumbrado a ser ricos y ahora nos quitan la VISA card. Así son las cosas. ¿Pero tan mal van?

domingo, 2 de enero de 2011

ESEMESEANDO

Publicado en La Voz el 2 de enero de 2011
Desde hace unos pocos años, coincidiendo con el auge de la era de la tecnología en los móviles, recibimos en nochevieja decenas de mensajes de texto -sms, para que nos entendamos- de distinta variedad. Algunos son crípticos y comedidos, suelen consistir en un «Feliz 2011», que ha de parecer suficiente a los remitentes. Otros, más en la línea de la dramaturgia decimonónica, te relatan lo mucho que te aprecian, lo que desean que todo te vaya bien y que el clima mejore. Hay quienes se decantan por el conservador «Virgencita, que me quede como estoy» y los que relatan sus problemas para empezar el año, como mi amigo Juanito, que desde Galdácano me felicitó el año del siguiente -y habitual- modo: «Feliz año nuevo brother, brindo con almax». Están también los mensajes de texto pesimistas, tal que este que recibí a las 21.58 horas: «Es complicado mejorar un año tan malo». Mis favoritos son los «ese-eme-eses» que destilan ingenio y crítica social, como éste: «El portal embargado, José en paro, María en la esquina, el niño de botellón y los Reyes en Comisaría. Así que feliz 2011, que esto no lo arregla ni Dios». Este sms, que seguramente les parezca de sal gruesa y poco apropiado, glosa en un pispás problemas que gravan y acucian a la sociedad como la falta de apoyo de la banca, el desempleo, la prostitución, la juventud, la inmigración y la religión. Estamos preocupados, es la verdad. La cosa -que dirían los clásicos- no furula -que dirían los modernos- y los mensajitos vuelan por el espacio aéreo español sin que los controladores puedan hacer nada. Luego está la facción ahorradora o loperística, que es aquélla de la gente que no se gasta los nueve céntimos del mensaje y envía felicitaciones por medio de redes sociales, tal que el Facebook. Es de agradecer que alguien que no te manda ni un mail en todo el año, se acuerde de uno por estas fechas. La intención es lo que cuenta. Y hablando de intenciones, yo me pregunto qué se felicitarán los políticos entre sí. ¿Le habrá dicho ZP a Rubalcaba algo así: «Feliz 2011, éste es tu año»? ¿Sabrá Rajoy, que es más antiguo que una enagua de tricot, usar la BlackBerry?
Y así pasó la velada de nochevieja, enviando, leyendo y contestando sms sin cesar, que casi no me dio tiempo de comer las uvitas con tanta ocurrencia. Lo que a nadie se le ha ocurrido es lo que voy a hacer yo ahora: felicitarl el año con un sms desde mi artículo: «Les deseo un feliz 2011 a todos mis lectores. Que sigan teniendo salud para ir a la papelería, dinero para comprar este diario y alguien que les espere a la vuelta a su hogar». Ahí queda eso.