ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

viernes, 23 de mayo de 2008

MAGNUM 44: "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal", ¿casi veinte años de espera para esto?...

Recuerdo que me alegré, en su momento, cuando el encargo de escribir el libreto de Indy 4 cayó en manos de M. Night Shyamalan. E incluso cuando, rechazado éste, aterrizó en las de Frank Darabont. Me inquieté cuando el trabajo de éste también resultó rechazado. Me intrigué por saber qué de malo había en las historias pergeñadas por ambos cineastas de reconocida inventiva. Quise, no obstante, ser bien pensado e imaginé que Indiana Jones no podía volver de cualquier forma, que debía hacerlo con un argumento realmente impactante e ingenioso, y ese todavía estaba por escribir. El héroe y los fans de la saga así lo exigían.
Cuando se confirmó que el guión de David Koep (tipo cuya obra respeto a medias) obtuvo al fin el placet de Lucas, Spielberg y Ford, quedé a la expectativa. Hoy, tras ver la película, sólo puedo pensar: ¿tanto para esto? Porque la historia de esta cuarta parte es con diferencia la más absurda, pobre, inexplicada y ofensiva al espectador de toda la saga.
Al final, parece que todo se reducía a pasear al sexagenario Harrison Ford, disfrazado de Indiana (que no encarnándole), por una cinta cuajada de previsibles frases y lugares comunes. Un filme en el que la autoparodia sólo funciona en un par de gags, rozando el resto del tiempo el más sonrojante ridículo. Una película que no se preocupa en mostrar como pasan las cosas, como los personajes llegan a un lugar o a determinadas conclusiones. Los malos aquí son caricaturas, no hay psicologías de personajes ni evolución en los mismos. Se cuenta poco y lo poco que se cuenta se hace mal y de modo incompleto. Y el climax final, que decir del climax final. Me lo temía durante todo el metraje pero, no obstante, a punto estuvo de hacerme levantar de la butaca y marchar airadamente. En suma, poco respeto por el espectador en general y por el seguidor de la saga en particular.
No obstante, nada de esto sorprende, pues, de una lado, Spielberg es capaz de hacer “La lista de Schindler” pero también “Parque Jurásico”. Y que decir de Lucas, el cineasta más sobrevalorado de la historia. Que tuvo la suerte de dar en la diana una vez con “La guerra de las galaxias” pero que, desde entonces, solo sabe hacer bonitos efectos con la ILM, y pare usted de contar, y que definitivamente ha perdido la frescura y el sentido de la aventura, simple pero de calidad, que tan elementales fueron en la generación del mito de Indiana Jones.
Y diréis, todo es tan malo, nada se salva. Para ser honrados, si hay algo que funciona y en lo que Spielberg es un maestro. Hay dos secuencias de acción prodigiosamente rodadas: una persecución en moto y otra en medio de la selva. Con momentos en las mismas que nos sirven para entristecernos atisbando lo que pudo haber sido y no fue. También la música de John Williams, último genio vivo de la composición para cine, es de destacar. Pero esto no es nuevo. Williams silbando en la ducha ya es un espectáculo. No obstante, siempre se agradece escuchar un score sinfónico, sin samplers ni otras sonoridades agresivas al buen gusto, aunque aquí el genio de Nueva York más que innovar, refrita y solo eventualmente añade algo realmente nuevo al soundtrack de la saga.
En resumen, fervorosamente ansío que la recaudación no alcance ni de lejos las millonarias expectativas que sus autores imaginan, de modo que, definitivamente, no haya lugar a una quinta entrega con la que amenazan Lucas y sus colegas, si todo les sale como esperan. Lagarto, lagarto. Dejen, por favor, la saga descansar en paz.
by Harry Callahan
www.cinemagnum44.blogspot.com

4 comentarios:

VENTILADORCULAR dijo...

Mmm...había oído otra cosa por ahí. Pues suelen pasar estas cosas. El padrino se quedará sóla como la saga perfecta. Yo cuando me enteré de que había secuela de Indy, pensé: joder, es como ver a mi padre ahí colgado de una liana, o saltando por encima de un coche. Ford ya no está para estas cosas. Bueno que se le va a hacer, otra saga estropeada... Supongo que esto será como todo...mucha propaganda a Spielberg, a todos se nos viene a la mente si se nos pregunta pr los mejores directores de cine, pero...¿cuántos mejores no habrá?

Baraka dijo...

Por fin puedo hablar con conocimiento de causa real -lo de Cannes era una broma, claro está- y debo decir que tampoco creo que sea para matarse la peli pero no es el bodrio que el amigo Callahan apunta. Efectivamente el guión es una vuelta de tuerca a las obsesiones de Spielberg -Encuentros en la 3ª fase o la serie soporífera esa de cuyo nombre no quiero acordarme- pero, es Spielberg. Y Steven mola, mola mazo. Tiene alguna que otra escena buena aparte de las ya apuntadas por nuestro experto en cine, y sobre todo, tiene esa visión magnificente y épica de la imagen solo alcanzable por los grandes genios del comic. Sus scriptboards deben ser como los cuadernos de Da Vinci.

El trabajo de ILM (Lucas) no es en absoluto malo, y la fotografía es bella. Cate Blanchet representa a una "mala" obsesionada aunque atractiva, quizás lo mejor de la película desde el punto de vista de los actores. Ciertamente Harrison Ford no está para estos trotes y que decir de otros personajes que pululan por la peli.

El guión es algo aburrido y simplón, pero se deja ver porque el que va a ver una peli de Indiana Jones, vé lo que iba buscando, en líneas generales: Tesoros, mecanismos, trampas, insectos, serpientes, arenas movedizas y látigo, mucho látigo.

Para terminar, y para mayor tranquilidad de más de uno, hay que decir que con su final -no suelto el spoiler, tranquilos- no creo que proceda un Indiana Jones 5, o, al menos, no uno en el que el prota sea Harrison.

Sea como fuere, seguiré pensando lo mismo: me encanta Indy, amo a Spielberg y que Lucas y Jabba el Hutt son la misma persona.

Dixit.

Baraka dijo...

Indiana Jones y los Lego perdidos

Indiana Jones empuña su látigo y se oye un chasquido seco. Pero... hay algo extraño. El arma está sujeta por un semicilindro de plástico amarillo en lugar de por una mano. Y en vez de Harrison Ford, una figura de Lego da vida al héroe. La película se llama, también, En busca del arca perdida, pero dura un minuto y 46 segundos y es un brickfilm. Así se denominan los cortos realizados con piezas del mítico juego de construcción danés.


Género cinematográfico que nació hace una década y que se ha ido convirtiendo en todo un fenómeno de Internet. Títulos como Star Wars vs Star Trek han sido vistos un millón de veces, literalmente, en YouTube. Y www.brickfilms.com, la página web más importante dedicada a estas producciones, cuenta ya con 6.000 miembros.

Las reglas del brickfilm son sencillas. Los trabajos deben realizarse mediante una técnica de animación conocida como stop-motion, que consiste en aparentar movimiento a partir de secuencias de fotografías. Un proceso trabajoso y artesanal, que sufren con placer directores como Joseph Hayden. Para rodar Buy the by, un corto de un minuto y 13 segundos de duración, este estadounidense empleó 16 horas. "Construir los decorados lleva mucho tiempo, pero lo más duro es ir moviendo una pierna y sacar una foto, luego la otra y sacar otra foto, girar la cara y otra vez", explica vía e-mail. Hayden participó con esta pequeña comedia en la quinta edición del concurso de Animación en 24 Horas, uno de los más importantes dentro del género y que, como su propio nombre indica, premia a la mejor película realizada en un día. Para llegar a tiempo, Hayden confiesa que convenció a sus propios padres para que pusiesen voz a las figuras de plástico.

En el carácter amateur de estos trabajos reside su encanto y el secreto de su éxito. Juanjo Tenorio es un claro ejemplo. Este granadino de 18 años es uno de los pocos brickfilmers en España. Descubrió el género en Internet y, hace un par de años, ganó un concurso de versiones de un anuncio de BMW con Be lego my friend, un brickfilm rodado en el comedor de su casa. "Es como la pintura, puedes compartirlo con la gente. No como el ordenador, que te pasas toda la tarde jugando en tu cuarto y nadie sabe lo que has hecho", apunta. Tenorio prepara ahora un largo de cuatro minutos sobre el atraco a un banco. Pero el género no tiene límites narrativos. "Hice una pequeña película sobre la boda de mi prima. Estaban representados mis tíos y los novios. Fue divertido", cuenta.

La temática es, como se ve, libre. Aunque la mayor parte de los trabajos son versiones o recreaciones de escenas de La guerra de las galaxias, Harry Potter, Batman, Grease o Titanic o el asesinato de JFK. También el género bíblico tiene su hueco. The Brick Testament repasa la historia de Adán y Eva, Caín y Abel o el diluvio. "El secreto está en que millones de personas han crecido jugando con estas piezas y cualquier cosa hecha con ellos genera ternura y nostalgia", explica Hayden.

Raquel dijo...

Como espectadora inusual d este tipo de peliculas debo decir que no me gustó absolutamente nada esta pelicula.Es la típica pelicula de "machos",todo el dia peleando, metralletas,etc.

Ahora, igual que me comi dos horas y media de rollo alguien va a tener que aguantar rollo de diamantes.