Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

MICRORRELATO - EL CÓDIGO ROJO

​El abogadoconfiaba en encauzar el interrogatorio.Comprimíaconla mano derecha su estilográfica de la suerte, una Cross en la que un potrillo de hilos doradosrelinchaba sobre un fondo carmesí. La juez, una belleza altiva que solía intimidar a los letrados más jóvenes, fue su novia hasta que él la dejó en el altar. Parecía estar disfrutándolo. Le preguntó con ironía si iba a formular alguna otra pregunta, pues se hacía tarde y debía recoger a su hijo de la guardería. ¿Sería suyo?, dudóel letrado.Observó a la juez, ayer pragmática yhoy espinosacomo un cactus, que le exigíaacabar. La mirópero vio a su antigua compañera de banca en la facultad;a la persona que le enseñó el amor. La roja estilográfica le otorgó lainspiración y, afianzando los pies en el piso, preguntó alRey:
Majestad, ¿ordenó promulgar el código rojo?