ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 23 de mayo de 2010

EL ARTE DE LO INÚTIL


Ayer fui a una despesca. Era la excusa para estar juntos los amigos y alejar el jolgorio de los niños de nuestros oídos –que no del pensamiento- durante unas horas. El lugar fue la Salina de San Vicente, un lugar tan antiguo que hasta las gaviotas se llaman de tú. Decía su capataz que era la única salina que hoy seguía en activo. No sé si será cierto.

Ya en tiempos pretéritos Estrabón nos contaba que los fenicios de Gadir trocaban el plomo y el estaño por la tan preciada sal, de gran importancia para la conserva y la salazón de los alimentos. La sal de nuestra tierra, dada la conjunción de sol + viento de levante, tenía una merecida fama de calidad por la calidad de su sabor y el tiempo de conservación de los alimentos. En esas salinas que poblaban los caños jugaban nuestros padres, rubios y delgados, tirándole a los pájaros con carabinas de plomillos tal que sus abuelos, allí mismo, habían tirado a los franceses, rubios y delgados, doscientos años antes. En esa época, como en la anterior, hombres recios de tez cetrina peinaban nuestros suelos, surcaban en candray las aguas, a cambio de su salario, o sea, de pago en especie de sal.

Con el tiempo los dueños comprobaron que del mismo misterio de la sal nacía un gama de pescados cuya sabrosura ya es legendaria y que eran degustados por los mismos operarios de la salina surgiendo el arte de las salabares, las nasas y las redes. El pescado de estero. El respeto al alevín enviado de vuelta al chiquero y la habilidad de frezar las doradas, mañana al punto de sal.

El hombre de la salina nos contó un discurso vivido de memoria hasta que comprobó que empezábamos a distraernos. Dos veces repitió lo mismo. Cuando algo no es rentable, se cierra, y la salina no es rentable, por eso sólo quedaba la suya de las ciento que había. El paradigma de la economía: lo que no es rentable es inútil, se finiquita. Pero algo de visión empresarial hay en esta gente de la Salina de San Vicente que organiza despesques para colegios y turistas, que celebra almuerzos y cenas, que integra la tradición en la onda del marketing más puro: la vuelta a los orígenes. Hay que verlo todo en perspectiva. Una manera de ganarse la sal milenaria que se completó e implementó con otra distinta –la venta del pescado de estero- y que ahora sirve de atracción gastronómico-turística para gente de secano a la que seduce el mar en todas sus acepciones. La necesidad agudiza el ingenio. Y en tiempos de crisis más. El viejo capataz ideó un plan para ganar sal de lo inútil y nos lo estaba explicando, pero no le escuchábamos. Queríamos ver los peces.

domingo, 16 de mayo de 2010

EL GUERNICA DE GARZÓN

El Guernica de Garzón

16.05.10 - 02:14 -

IEl Gobierno de la II República encargó a Pablo Ruiz Picasso la realización de una obra para ser expuesta en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París de 1937. En esos meses de mayo y junio el malacitano se embadurnó de luces y sombras y creó el 'Guernica', cuya misión era atraer las simpatías internacionales a la causa republicana, inmersa en plena guerra civil. Este cuadro ha sido definido como uno de los iconos del Siglo XX a nivel mundial y una de sus réplicas fue sacada ayer del despacho del Juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Es un enmarcado pequeño, sucinto y significativo. Puede verse en las imágenes de la prensa digital cómo uno de los asesores del Magistrado, bien trajeado y con cara de circunstancias, lo transporta al baúl de los ex recuerdos. He recordado la trayectoria del primer juez estrella de la democracia y me ha dado la impresión de que es como aquél maravilloso y pacense personaje de 'El hombre tranquilo' de John Ford -con el gran John Wayne y la bellísima Maureen O´Hara-, que llevaba siempre una pequeña libreta negra en la que apuntaba los nombres de los que consideraba sus enemigos. Empezó Garzón a principios de los 90 luchando contra los narcos gallegos y luego fue utilizado por el encantador de serpientes -alias Felipe González- para ganar las elecciones de 1993 con su gancho de juez guapo, progre y triunfador (JGPT) que luchaba contra el mal. Pero algo ocurrió. Garzón huyó de su puesto político en apenas un año para desencadenar el principio del fin del primer gobierno socialista con la instrucción del caso GAL y la condena a Vera y Barrionuevo. El Tribunal de Estrasburgo calificó al juez como «no imparcial» pero mantuvo la condena. ¡Vendetta! Posteriormente llegó la lucha a muerte contra ETA y su aparato político y periodístico, el procesamiento a Pinochet, los crímenes del franquismo y Gürtel. Anteayer nos decían que Garzón había solicitado el traslado como asesor de la Corte Penal Internacional. Ayer nos enteramos que Obama había pedido a Zapatero que le bajara al Magistrado un 5 % de su sueldo bruto, respetándole los trienios. Hoy nos enteramos de lo que seguramente Garzón ya sabía: que era suspendido de la judicatura por sus compañeros del CGPJ en un acto que ha sido calificado como deslealtad por aquellos que creen en el corporativismo until dead. El jienense ha buscado su lugar en nuestra democracia, su conversión en icono de la Justicia y ha sido quemado en el fuego de ese Guernica que lo inspiraba por sus propios compañeros de profesión, como no podía ser de otro modo si se conoce un poco de la Historia de España. Garzón se subía al coche que lo trasladaba a su casa y mirando a la cámara sonrió como diciendo «volveré». Y a fe que lo hará. Esto no ha hecho sino empezar.

domingo, 9 de mayo de 2010

VIVIR LO SOÑADO CAMINO de SANTIAGO

VIVIR LO SOÑADO from miguel velez on Vimeo.

Peregrinación a Santiago de Compostela de un grupo de 38 enfermos de parkinson y familiares convocados por E.P.I.T., Asociación de Enfermos de Parkinson de Inicio Temprano http://epit.es/ durante los días 5 al 11 de abril de 2010.

Pilgrimage to Santiago de Compostela for a group of 38 Parkinson's patients and family convened by epithelial, Association of People with Early Onset Parkinson http://epit.es/ during days 5 to April 11, 2010.

domingo, 2 de mayo de 2010

DOMINGO PERRUNO


Digo perruno, no canino.

Es ese domingo en el que los niños te despiertan subiéndose en tu chepa mientras roncas boca abajo en la cama. En el que vas a comprar churros y el diario, aun a sabiendas de que llegarán fríos a casa los primeros y que los segundos no tendrás tiempo más que de echarles una ojeada. Luego intentas sin éxito echarte en el sofá del salón, pero te mueven a pasear al solecito con las fieras, para que se cansen. Estás reventado, así que solo piensas en comer lo primero que haya para echarte a la siesta. Siesta que acabará a los 10 minutos porque una de las fieras duerme poco por estar saliéndole las muelas... Y entonces, quizás gane el Madrid, o quizá no...

En cuyo caso, mejor meterse nuevamente en la cama y recuperar fuerzas para los viajes a Algeciras, las reuniones, la feria del caballo de Jerez y... la mudanza.

Hay días que uno mejor se quedaba en la cama directamente y sin pasar por la casilla de salida...

AGRESIÓN POR UN PIJAMA



La directora del Colegio concertado La Milagrosa de Espinardo, de las Hijas de la Caridad, en Murcia, la hermana Inmaculada Fuentes López, fue agredida el pasado miércoles por la madre de un alumno al que no se le permitió la entrada al centro escolar por ir vestido con el pijama, según confirmaron a «La Opinión» de Murcia fuentes de la Consejería de Educación.

El niño llegó vestido con el pijama y se le pidió que volviera a casa a vestirse. Regresó con su madre, quien protestó por lo ocurrido ante la directora, a quien le propinó una bofetada. Los responsables del centro avisaron a los servicios de urgencias para que prestaran atención sanitaria a la agredida, debido a que «padecía problemas de vértigo en un oído, que se vieron agravados por el golpe», tal y como aseguran dichas fuentes. No obstante, la directora sólo precisó «reposo y tranquilidad» y, de hecho, pudo reincorporarse a sus labores docentes pocas horas después de que se produjese la agresión.

El colegio denunció el pasado jueves los hechos ante la Policía Local de Espinardo, mientras que la Consejería de Educación aseguraba que no iniciaría acciones legales por su parte, ya que «se trata de un centro concertado».

La Consejería se puso a disposición del colegio para «todo lo que necesiten en esta situación». Añadieron que no se llevarán a cabo medidas disciplinarias contra el alumno, «porque no tiene responsabilidad alguna en los hechos», añaden desde el departamento. En cuanto al centro, gestionado por las Hijas de la Caridad, la actividad docente se llevó a cabo con total normalidad después de lo ocurrido.

Ni la directora ni ningún representante del colegio quisieron hacer declaraciones sobre lo sucedido. Este nuevo caso de agresión reabre el debate sobre las agresiones a profesores. Algunas comunidades autónomas, como Madrid, ya han puesto en marcha un proyecto de ley que endurece el castigo por agredir a maestros, considerándolos autoridad pública, al igual que ocurre con los jueces o los médicos.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ya consideraba hace años que los profesores de los colegios públicos tienen la condición de autoridad a efectos penales y, por ello, una agresión grave contra ellos puede ser calificada como delito de atentado contra la autoridad.

Así lo aseguró la Fiscalía en una circular remitida en 2008 a las fiscalías de toda España, en la que puntualizaba que sólo se podría considerar dicho delito en el caso de que los agredidos fueran profesores de centros públicos, pero no de concertados o privados. En dicha circular, la Fiscalía recordaba los requisitos para que la agresión se califique como un delito de atentado, como «que exista acometimiento, empleo de fuerza, intimidación grave o resistencia activa grave». Por tanto, la agresión ocurrida en Espinardo podría quedarse en una falta, ya que se trata de un colegio concertado.

LA PERLA DE NAJWA


Publicado en La Voz, el 2 de mayo de 2010

Hoy quiero dedicar este artículo a mis alumnos de la facultad de Derecho de Algeciras, en el CUESA; a los egresados y a los actuales. Llevo casi cinco años impartiendo asignaturas que tratan del fenómeno religioso en España y mi intención ha sido siempre la de cambiar la concepción apriorística que despierta aquél en los alumnos. Sé que soy un docente atípico pero disfruto siendo así. Me gusta lanzarme al fango, a la refriega, cuchillo en ristre. Provoco absurdos debates, impulso el visionado de videos hirientes (matanzas de religiosos en la guerra civil) o hilarantes (el Follonero y su Salvados por la Iglesia), obligo a hacer demandas de nulidad canónica basadas en raptos, impotencias o crímenes y a contestarlas con excepciones procesales. Les hago pensar. Esto no es sólo teoría señores, es derecho vigente.

Decía que intento cambiar un pensamiento. Busco que comprendan que la religión siempre estuvo ahí como algo propio del ser humano y que, dentro de su propia libertad de creer o no creer –también llamada en los bares Derecho de Libertad Religiosa- hay que tener apertura de miras y cierta tolerancia. Lo cierto es que mis alumnos son unos fenómenos. Sacan sus Licenciaturas –mañana, Grados- en Derecho en unas condiciones lamentables por culpa de un conflicto institucional, en una facultad vetusta y ruinosa, aulas calurosas, sillas de otro siglo, moho en las paredes (“fungus cuesae”) y, a veces, sin papel higiénico en el baño. Pero los tíos siguen ahí, luchando por el derecho del Campo de Gibraltar, buscando su futuro contra viento y marea. Con un par.

He podido observar al comienzo del curso dos posicionamientos preestablecidos en los alumnos. El primero, el de quien se considera creyente e intenta hacerme ver que todo lo que explico le parece bien y, el segundo, el del que tiene ideas anticlericales o antirreligiosas y lucha con timidez porque yo no me dé cuenta, pensando –con total acierto, claro está- que si lo hago será fulminantemente suspendido.

Al terminar las clases, creo que consigo, año tras año, que los jóvenes y los no tan que asisten a mis clases vean no solo lo blanco o lo negro, sino que encuentren su propia percepción de la cuestión religiosa. El otro día, al salir del aula, me asaltó Jesús T. para preguntarme por el tema de Najwa o las multas de 150 € que el gobierno francés impone a las mujeres que llevan velo en público. Quería una respuesta. Pronto haremos una práctica al respecto, le dije. Tratará sobre la preeminencia o no del Derecho Fundamental de Libertad Religiosa frente a un estatuto de un colegio. El hiyab protege la perla que es la mujer en el Islam de la vista de otros hombres distintos de su marido. Pero es algo más. Mis jóvenes juristas tendrá que calificar derechos sobrevolando prejuicios y ucronías. Será divertido. Es la tan olvidada mayéutica.

Enrique Montiel de Arnáiz