ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

martes, 26 de junio de 2012

SPIDERMAN SALVÓ A RAPUNZEL (La Voz 27-06-12)

Llegó y pasó San Juan, sometido a las hogueras de antaño. Valientes saltimbanquis que tratan de separarse de sus sombras bailando al son del solsticio de verano. Las ascuas sin sardinas que queman nuestros miedos e infunden energía al dios sol, que ha de venir. La ceniza mágica se cierne sobre nosotros en un tupido manto celestial, mientras los niños, boquita abierta y ojos redondeados por la sorpresa, disfrutan de las danzas y las chispas, deseando arrojarse sus cuerpos al agua roja, a la mar que arde.

Dos niños atestiguan las lumbres y serían como cualesquiera otros si no fueran mis niños, los que tengo que acostar en días sueltos tras narrarles un inventado cuento de cómo Spiderman salvó a Rapunzel del oso malvado que no llevaba calzoncillos. Son ajenos a lo bueno y lo malo, su universo es finito. Son dos niños como los de usted, despiertos, preguntones, insomnes. No tienen ni idea de por qué nuestro rescate bancario parece inevitable; ni de por qué el PSOE recurre al Constitucional la amnistía fiscal que en su día propusieron y aplicaron ellos mismos. Desconocen, gracias a Dios, de la inmensa tristeza amarilla: tantas y tantas lágrimas que se derramaron en el reformado Estadio Carranza ante la impotencia de los jugadores, destrozados. Y tampoco tienen remota idea de la alegría azulina, causada por el ascenso de un fénix renacido llamado San Fernando CD, al que un Presidente, hoy ya defenestrado, dotó de la máxima ilusión y fondos. Gracias a Pina y a Tréllez los equipos de la bahía disputarán dos duelos la temporada que viene, si es que hay temporada que viene.

Los niños me exigen el cuento. Porque Spiderman no sabía del mal que acontecía a Rapunzel. Su trabajo es colgarse y descolgarse por entre las estrechas calles que van de la Catedral a la Aduana; trepar ágilmente las cornisas de San Antonio y coronar el Teatro Falla. Los niños, en trámite de dormirse, no entendían ni de San Juan ni de San Fernando López Gil, sólo saben ser niños, que es su trabajo (como el de Spiderman es salvar princesas en apuros). Ningún infante pensó en ilegalizar a Spiderman por no condenar la violencia: “es un superhéroe alegal, un tipo alejado de la heterocompositividad”, dice mi pequeña. “Un donnadie”, apunta el varoncito.

Y les narro, pasada ya la noche de San Juan, que Rapunzel es militante del PSOE, con carnet rojo y todo. Sus largos, longos cabellos rubiales, penden con elegancia. Rapunzel es hija de la casa del pueblo, no entiende de Pizarros, Cabañas, Quiroses o Araujos. Sólo desea salir de su torreón, descolgarse y volar, volar más allá. Rapunzel es sanluqueña y sabe que nadie contaba con ella pese a que ahora. Los niños, apenados, piden el final del cuento y el the end no llega. Este martes era, el que viene. Y el nombramiento no llega. Pero el oso. No tiene calzoncillos. Los niños ríen y se duermen. Fin.

Enrique Montiel de Arnáiz

domingo, 24 de junio de 2012

YOUTUBIO - La Voz 20-06-12


YOUTUBIO

20.06.12 - 00:22 - 
Pensaba escribir de la visita de Carlos Dívar a Cádiz, donde el casi que aún presidente del Tribunal Supremo iba a venir a conmemorar el Bicentenario del alto Tribunal, inaugurado tal día como hoy en la maravillosa Torre Tavira. Como el elefante que acude instintivamente al osario paquidérmico recorriendo cientos de kilómetros bajo el abrasador sol keniata -buscando el frío abrazo de la merecida muerte- se supone que acudiría el viejo magistrado a nuestras playas -que nada han de envidiar a las marbellíes- a pique de una dimisión forzada, arrastrado de los pelos por las esquinas en un bello ejercicio de fratricismo judicial.
Y en estas me componía cuando descubro una foto no de estudio (vamos, que no la ha hecho Eva Lindberg, la talentosa) en la que aparece la dama escorpión de LA VOZ, Doña Silvia Tubio Fernández. La Asociación de la Prensa gaditana, presidida aún por Fernando Santiago, ha concedido a Silvia el Premio Cádiz de Periodismo por su trabajo sobre el Clan de los Flores titulado 'Nacidos y criados para el delito', publicado que fue en este medio el pasado mes de mayo. Y yo que se lo decía (y tengo pruebas): 'Tubio, que te van a dar el Pulitzer'. Y se lo han dado, el Pulitzer gaditano, vamos. ¡El del Bicentenario! Y merecidamente.
La Tubio es mujer alta para ser mujer, pelo corto; con cara de sospechar. Sabe, domina y opina. Estudia. Mete el dedito en la llaga. Es periodista en su pleno sentido, va de Lois Lane pasando por Woodward. El olfato se le huele; las ganas de pisar callos metidos en charcos. Me alegro tanto por ella como ella se alegraría por Landi y Landi por Téllez y Téllez por Contreras; porque se ha ganado este reconocimiento con sangre (de víctimas), sudor (de imputados) y lágrimas (de familiares). La animo desde ya a empezar a escribir el guion de esta 'Fábrica Flores' de crear animales, asesinos y violadores, para verla en las pantallas del Palillero, siempre que la dirija Urbizu. Pero, eso sí, cambiaría un poco la trama, novelándola para dotarla de veracidad. Algo así como:
El clan de los Flores, a punto de asestar un golpe letal en plena casa cuartel chiclanera, recortadas en mano, es finalmente atrapado por la benemérita gracias a la acertada intervención de una atrevida reportera. Youtubio; Selva Youtubio. La misma Selva que cenaba cada quince días en un carísimo restaurante de una conocida localidad malacitana con su secreto amor, el odontólogo al que acabó denunciando en la portada de su periódico al descubrir su relación ilícita con una banda organizada de tráfico de dentaduras de contrabando incautadas en el puerto de Algeciras, coincidiendo su publicación con la visita de SS.MM. el Rey que -caballo de ajedrez moviéndose en tijera- premiaba a un alcalde patriota a la par que castigaba a una alcaldesa celotípica. outubio lo tenía claro entre el odontólogo y la noticia. Buena es ella. La ganadora del Pulitzer de Cádiz. La noticia siempre vence.

jueves, 14 de junio de 2012

EXÁMENES

Hace calor, pegajoso, rojo, asfixiante. Pero más calor aún hace para los pobres diablos que, hundidos en un banco del patio, esperan su suerte, la pregunta que ha de hacerles el profesor, que además soy yo. Uno descubre haber olvidado algo en la biblioteca y huye despavorido, temiendo que llegue la hora, cierre la puerta y no esté dentro del aula. yo no soy así. O quizás sí. No hay un reloj que marque -tic, tac- los segundos hasta el comienzo pero la tensión de los dos alumnos es creciente, progresiva, elevada al cubo. "¿Es escrito u oral?", pregunta. "Aún no lo tengo decidido, respondo". "¿Te lo sabes?" , se dicen entre ellos. Pobres ilusos, no saben demasiado nada. No lo sé ni yo. Quedan dos minutos, el sudor perla su rostro, la piedra del mechero se ha gastado y no saben qué hacer. Fuman sin fuego, sin humo, sin cigarrillos (los cigarrillos tienen filtro, por lo menos). Suena el gong de la campana de la Iglesia cercana. Es la hora. Al toro. Y por toro, me refiero a mí.

miércoles, 13 de junio de 2012

DE BANDERAS Y ORDALÍAS (La Voz 13-06-12)




El domingo mantuve una extraña discusión. Es lo que son las redes sociales, que no tienen alma. Uno piensa que el lector interpreta el mensaje enviado con la entonación adecuada, la que se ha pensado al teclear, y el receptor, que no está en tus intenciones, se rebota. Fue por Twitter. Sospecho sinceramente que lo de nombrar a la selección española de fútbol como 'la Roja' lo han difundido los que no consienten en hablar de España. Ni del Reino de España. Un seguidor de Pablo Iglesias -y de Manu Sánchez- me respondió que no. Que lo mismo pasaba con los 'bleus' franceses y la 'azzurra' italiana. Se identifica al equipo con el color de su elástica, y en verdad ocurre así en todos los deportes, aunque en el fútbol siempre se habló, más bien, de la Furia Española. Quizá tenga Jaime razón. Quizá no.
Las banderas que colorean los alféizares y balconadas de nuestra provincia son las enseñas rojigualdas de España, no las de un grupo de veintitantos jugadores que cobran un potosí por representar a su país en una competición en la que, si tienen éxito, los revaloriza en el mercado. Se critica con toda razón a los consejeros de entidades financieras que se hacen de un tesoro cuando cesan en sus cargos y no se arquea ni una ceja con las primas prometidas a los seleccionados, ajenos a eso de lo que hablan que es la crisis. Mientras Mariano Rajoy acudía con Don Felipe a Polonia al estreno del combinado nacional, conmemorando el jubileo de la Reina de Inglaterra ha bajado al Peñón el oportunísimo Príncipe Eduardo (Landaluce dixit), justo hoy que los del Támesis empataban con sus enemigos naturales del Sena.
Habré ido seis veces a Gibraltar, no más de siete. La mayoría, de excursión. Recuerdo que aluciné con la venta de dvd's que aún no se habían estrenado en nuestros cines. No sabía lo de las Regiones, así que compré una película -Hellboy- que solo pude ver en un portátil plagado de códecs. La última vez que huí de allí, retornando por la aduana, prometí que tardaría mucho en volver. Ni a degustar su pésima (iba a poner vomitiva, pero lo he borrado) comida, ni a comprar a Joffrey Pérez Lagóstena su chocolate de contrabando.
Al parecer, una legión de llanitos ha aclamado en su visita al Conde de Wessex por las streets del paraíso fiscal, full of banderolas de la Union Jack, sin importarles que nuestra flota pesquera venga siendo maltratada por la policía del Peñón (menos mal que está ahí nuestra Guardia Civil; ellos sí que merecen primas por defender a nuestra nación). Y yo, que había planeado esculpirme subiendo escalones cual Rocky Balboa y jugarme la españolidad de la Montaña de Tariq en un combate divino a muerte contra David Beckham, viendo tantas banderas tricolores en Gibraltar y mosqueado por la discusión de la Roja perdí todo interés en la ordalía y me fui con mi bañador abanderado a la playa Victoria a oler la mar. La mar española, que no roja.
Enrique Montiel de Arnáiz
http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20120613/opinion/banderas-ordalias-20120613.html

UNA PERSONA CALMADA

Una persona calmada muestra:
  • Frente sin arrugas
  • Cejas ni caídas ni juntas
  • Ojos abiertos normalmente, sin mirada fija, sin abrirlos exageradamente mostrando sorpresa...
  • Nariz no arrugada ni con sus aletas dilatadas
  • Labios en posición normal, ni presionados ni hacia atrás como cuando se gruñe.
  • Es probable que esté sentada que de pie.
  • Brazos a los lados, no cruzados
  • Manos abiertas, no en puño.
  • Movimientos lentos y fluidos, no rápidos y a trompicones.
  • Cabeza, cuello y hombros relajados, no tensos ni rígidos.
  • Voz uniforme más que nerviosa
  • Voz suave y moderada más que alta
  • Voz lenta o de ritmo moderado más que rápida
  • Evitar gritar, la brusquedad o el nerviosismo considerable
  • El discurso contiene pausas.

domingo, 10 de junio de 2012

VALDEVAQUEROS

Medio a regañadientes pero vine a la playa de Camposoto, que algún inteligente renombró como del Castillo, refiriéndose al de Sancti Petri. Las gaviotas planean un metro sobre la arenosa superficie calcárea. Imagino que buscan un lugar de paz, un sitio donde los peces duren más. A la derecha, la familia Rubio Cia martillea tablas del chiringuito intentando dejar su finalización lo mas avanzada posible en tanto les dan de alta el suministro de la luz. No hay luz, por tanto, en la playa del Castillo. Ni de día. Yo escucho a Lana del Rey y ella lee un libro que van a hacer película en China. A nuestro alrededor la gente, ajena a Valdevaqueros, persiste en su rutina dominical: bocata de salchichón, cervecita y yogur de pero. Y están ajenos porque esto no es Tarifa y la cosa pinta peor porque aquí no hay hoteles, los hippies no tienen chill-outs y a nadie le importa lo que pase en esta playa donde un día amanece una ballena varada y otra anochece un misil durmiente en la arena, entre niños que juegan a matar gaviotas, de esas que vuelan bajo, un metro sobre.

PIZZEANDI

Empatamos con Italia y me acerco a buscar pienso a los borreguitos a una pizzería cercana recién estrenada. "Be Happy" han llamado al local los locos valientes que emprenden negocios en este pueblo apagado. Y mientras espero que me horneen las pizzas el local se va llenando poco a poco de gente que había llamado para recoger y me pongo feliz porque me hace feliz que a la gente que se arriesga le salga bien el plan. Dieciséis personas y subiendo y los pizzeros ponen cara de agobiados. La novelería no puede ir de la mano de la novateria. O espabilan o la mala fama los consumirá. Yo solo dirè que desde mi banqueta huele bien.

EL ABOGADO DE INDIAS

Me lo prestó mi compañero y amigo Luis Miguel Martín, y una vez finalizado el último tomo impreso (hasta el día 22 de junio) de Canción de Hielo y Fuego (cada vez más plomizo, por cierto), me puse a leerlo. El título es "El Abogado de Indias" y está escrito por Amós Milton un letrado, lo que es palpable. Os dejo aquí un párrafo que me parece especialmente interesante:

"Esos ducados no son más que una ínfima parte de lo que te mereces, Alonso. Aprende a valorar bien tu trabajoy no pienses únicamente en la mañana del juicio o en el tiempo que dedicaste a prepararlo; considera todos los años de estudios, de formación agotadora, de noches y noches sin dormir, de exámenes, pruebas que se hacían interminables, las disertaciones públicas que hubiste de hacer, los sinsabores. Piensa en el coste de mantener un gabinete como éste, de amueblarlo, consolidarlo, pagar el suelo de escribientes. Toma conciencia, querido sobrino, de que ya no eres ningún estudiante. ¡Eres un doctor en Leyes! Tu tiempo y los conocimientos que atesoras dentro de ti tienen un alto valor. Resolviste con inusitada brillantez un pleito de ocho mil ducados de cuantía y esas migajas que te he dado son una recompensa ínfima comparada con tu intuición y con la estrategia que supiste tramar."

Esta lección debemos aprenderla los juristas, y también deben conocerla los pasantes, los clientes y todos los que desprestigian la profesión del Abogado. Ahí queda.

martes, 5 de junio de 2012

BANKIADIZ C.F. (La Voz - 6-06-12)

BANKIADIZ C.F.

   
    Dice el hombre que vendimia que si dieran a todos los seres humanos un euro al cabo de los años volverían a existir ricos y pobres, como hoy día. Y seguramente alguno de los pobres vestiría de amarillo, cantaría a Manolito Santander y guardaría sus ahorros en las oficinas de Bankia. Le pregunta el Profeta: “¿Qué queréis salvar, a vuestra Caja o a vuestro equipo?”. El eterno retorno al panem et circenses. Y el hombre que vendimia, que sólo tiene de gaditano la hija que le robaron no entiende nada. ¿Pretendéis nacionalizar una entidad privada? “¿El Cádiz C.F.? ¡Es un B.I.C!” Para el gaditano el Cádiz es como el Falla, más importante que el comer. Y la Alcaldesa lo sabe. Y Carlos Díaz, antes de. Por eso que en 1981 se firmó el Convenio que cedía el estadio Ramón de Carranza al antiguo Mirandilla. Y hoy sus dirigentes regatean a Martínez: Te arreglo Tribuna y te indemnizo el lucro cesante de los que no han podido disfrutarla mientras duraba la obra. “No. Queremos más”. Normal que la gente se indigne, pero mucho. Quién se ha creído que es el Gobierno para rescatar a Bankia, la antigua Caja Madrid, con dinero de nuestros impuestos robado a la casilla de la Ecclesia. Gallego tenías que ser, Rajoy.
   
    Et si Mágico saliera a Bolsa, el IBEX 35 remontaba a puestos de salvación, con Espárrago desgañitado en banda. Y entonces lo gaditanizábamos (a Mágico, no a Espárrago). Pues qué sería Cádiz sin el Cádiz: espejo sin reflejo. Pero amigo, que el Gobierno rescate una Caja es harina de otro costal, dulce sin castaña. Y por qué. Porque Conde caía mal. Porque Botín cae bien, de un quinto. Porque los Ratos abandonan el bankio que se hunde y la gente comenta su finiquito. Más nadie analiza. Porque si ese tal nadie analizara vería las consecuencias lineales del hundimiento de Bankia: cuatrocientos mil españolitos verían esfumarse sus depósitos y, como en la memorable escena de Mary Poppins en la que no dejan sacar al niño el centavo de su cuenta y provocan la ruina del banco (era inglés, se joda), veríamos pasar camino del Estado a miles de clientes comiéndose sus tarjetas de débito y crédito con salsa ali-oli; sacando sus fondos en manada y hundiendo la Caja camino del fondo arenoso -y calcáreo- del mar bancario.

    Pero  gaditano que se precie paga impuesto cadista. Pina y Muñoz van ahora con aires de Travolta al Consistorio, a pedir la limosna de todos a Teófila. Venden que el Cádiz C.F. es cultura, es  patrimonio histórico-artístico de la ciudad, es lo poquito de ilusión que nos queda a los que zozobramos en los mares del descenso (a la crisis). Elige, gadita, Bankia o el Cádiz, solicita el Profeta. Y el viñero coge aire con fuerza para entonar su circense respuesta: “Cáááááááááááádiz. Cáááááááááááádiz”. El eterno retornar, como ya dijimos.

    Enrique Montiel de Arnáiz

sábado, 2 de junio de 2012

CURRO BERNAL

Sale hoy en La Voz de la mano del hábil Carlos Cherbuy la noticia de que el abogado isleño Francisco Bernal ha denunciado a un ex cliente que presuntamente le amenazo con enviarle un sicario brasileño. La abogacía tiene estas cosas y Curro, que es abogado castrense, las conoce perfectamente. Hoy el sicario lo manda un delincuente, mañana quizás lo envíe alguien más cercano. Él y yo pensamos en quién.

LOS VICIOS PRESUPUESTADOS

El IBI de la Iglesia Católica importa demasiado a los que disparan al bulto, independientemente del color de sus ojos. Un Ayuntamiento de Orense (Ourense, para los amigos) ha cascado un recibo del impuesto a la Iglesia, que lo ha recurrido por improcedente. Pero lo que debería haber hecho no es recurrir sino querellarse por prevaricación contra toda la cúpula municipal.

El cobro del IBI va contra los Acuerdos Internacionales de 1979 y otra normativa supralocal y por tanto es ilegal. Y eso lo debe saber de sobra el secretario del Ayuntamiento, su asesoría jurídica y hasta el bedel. Pero el clientelismo político es así. Ahora toca ladrar y ladro.

Una vez que sale y habla, va Rajoy y dice que el PSOE tuvo veinte años para derogar el "Concordato" con la Santa Sede y no lo hizo y ahora precisamente es lo que exige. Yo pienso que habría de hacerse un estudio público y concreto sobre la situación. Por otro lado me encantaría que acabasen las ayudas presupuestarias y fiscales a otras instituciones como los partidos políticos, sus fundaciones, los sindicatos, la patronal, los clubes deportivos y un largo etcétera. Sólo lo merecen las entidades sin animo de lucro, las ONG, las organizaciones de autentica ayuda social. Y siempre sujetas a una férrea inspección.

El que tenga vicios, que se los pague.

viernes, 1 de junio de 2012

Kyuss - Demon Cleaner

Eso es lo que hace falta en mi vida. Un Limpiador de Demonios. Estoy buscando uno en las rebajas pero no lo encuentro. Kyuss era un grupo que lo tenía claro. Una buena recortada y a por ellos, a por los súcubos!! No era cuestión de hacer huelga y paralizar las redes sociales, que entonces no eran o eran breves, sino de tomar partido y acción/reacción. Vamos, Kyuss, a por los Demonios!!!