ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

jueves, 26 de marzo de 2009

SEX in MARVEL COMICS



“¿Como Rocco Siffredi o juguetona, cariño?”  podíamos empezar el posteo con esta insinuación de Reed Richard, Mister Fantástico u Hombre Elástico, a su querida Sue Storm en el tálamo nupcial en caso de encontrarla (a ella, la Chica Invisible). Pero no. Arranque demasiado fálico y priapístico.  Entre todas las imágenes, publicadas o pensadas, me quedo con la del placer multiorgásmico plasmado en el rostro de la amante del Doctor Manhattan en el comicbook de los Watchmen. Creo sólo podría ser superada esta gesta sensual por un volcado Matt Murdock, Daredevil el Abogado del Diablo ciego, empleando al ciento por ciento sus supersentidos en la exploración pausada del punto G en una para nada frígida Electra entre tules carmesíes.

Para un arranque más morboso y sensacionalista, en la línea Tele5, podíamos haber comenzado con una muy escocida Alicia Master, suponiendo hubiera resistido el lance amoroso con su pétreo Benjamín Grim. Aunque a decir verdad pareciera los rayos gamma despojaran en su día a La Cosa de sus órganos genitales adoquinados, pues los dibujantes del personaje nunca suelen reflejar el pesado paquete, digno supuestamente de Antoñete.

Y es que, aunque no lo crean y sin necesidad de recurrir a la imaginación calenturienta, hay bastantes referencias sexuales en los diálogos y dibujos de los cómics de superhéroes. Y cómo no en los del Universo Marvel. Sexo, droga, política y Rock and Roll... de todo encontramos desde que en su día , a principios de los 70 y como colofón a la prodigiosa década de los 60 del pasado siglo, apareció el primer cómic del prodigioso Universo de Stan Lee sin la etiqueta censora del Comics Code Authority C.C.A. (The Amazing Spiderman ) a causa de la mención de la problemática de la adición a las drogas de la juventud norteamericana en barriadas y Universidades.

Dejemos droga, política (hace poco apareció Obama en las páginas del trepamuros) y Rock and Roll para otras ocasión. Y ahora centrémonos de nuevo en “el tema”, el sexo: triángulos amorosos, fetichismo, liberación sexual,  sexo griego,  lésbico, denuncias al maltrato de género, furor uterino... de una manera más o menos sutil a todo ello encontramos referencias en las viñetas de superhéroes y superheroínas; siempre con una visión abierta, liberal, de tolerancia. Reservando las manifestaciones perversas del tema al campo de los supervillanos (sadismo, masoquismo, pedofilia e incluso necrofilia –Thanos- ). 

El mencionado código censor deL C.C.A.  estaba inspirado en las ideas puritanas y retrógradas de Fredy Wertham, fruto de la histeria de la Era Macarthy (nada que ver con nuestro gran friki local que en paz descanse) plasmadas en su libro “Seduction of the innocent”. Según Wertham los comics promocionaban la violencia, la droga, el sexo... y los etiquetaba como “comics de crímenes”. Baste una simple cita del mencionado autor: “los comics en el peor de los casos son demoníacos, en el mejor simple basura”. Sin Comentarios. A él se deben también las primeras  referencias a una supuesta relación gay entre Batman y Robin y de Wonder Woman con el placer lésbico.

En cuanto a la C.C.A. era muy tajante y clara en sus restricciones de escenas sexuales, en sus Disposiciones Generales, parte C leemos:  “Se prohíbe todo tipo de desnudez y el exhibicionismo indecente indebido. No se aceptarán ilustraciones sugerentes ni picantes, ni tampoco posturas sugerentes. Se dibujará a todos los personajes con ropa socialmente aceptable... a las mujeres de forma realista y sin exagerar sus atributos físicos...”  Y si no fuera poco continúa ordenando: “No se presentará el divorcio de forma humorística, ni tampoco se tratará como algo deseable. No se representarán ni se sugerirán relaciones sexuales ilícitas. No se aceptarán escenas de amor violentas ni desviaciones sexuales. Las historias de amor y romances recalcarán el valor del hogar y la santidad del matrimonio. Nunca se tratará la pasión o el interés amoroso como forma de estimular los bajos instintos. Se prohibirá tajantemente la perversión sexual o cualquier referencia a la misma.”

Por fortuna pasada la histeria Macarthista la industria del tebeo de superhéroes y superheroínas fue saltándose todas esas restricciones como iremos viendo. Pero despacio muy despacio, como en los mejores comicsbook... TO BE CONTINUED en próximos posteos.

2 comentarios:

Baraka dijo...

Querido Miguel: IM-PRESIONANTE.

Qué bien empieza esto, es digno de publicación en revista culta de la Pompeu!!! (o en este blog, claro está)

Veo que te has tomado la encomienda como algo dogmático, la realización de un auténtico estudio del tema. Has empezado sugiriéndonos imágenes espeluznantes para luego quitarnos el caramelo de la boca y empezar... por el principio (el comic code).

En serio, enhorabuena y estoy ansioso por continuar leyendo.

Un abrazo

Baraka dijo...

Más imágenes que tu artículo han despertado en mi sucia cabezota:

¿Lobezno se depila las ingles?

¿Spiderman aprovecha sus poderes para hacer posturitas?

¿Cómo es el orgasmo de Hulk?