ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 6 de diciembre de 2008

300 EUROS...



El juez Victoriano Lucio Revilla estuvo destinado en el juzgado de lo Contencioso de Burgos desde 2001 hasta principios de 2007 y luego fue trasladado al juzgado de lo Penal de Palencia, donde ejerce actualmente. Tras su salida del juzgado de Burgos, la sala de Gobierno detectó que había dejado pendientes de dictar 109 sentencias y un centenar de procedimientos ordinarios en proceso, además de procedimientos abreviados pendientes desde 2005.


En opinión del presidente del TSJCYL, es "triste" que una situación tan grave haya merecido del Consejo General del Poder Judicial una sanción de sólo 300 euros por falsificar el "alarde" -el estadillo en el que registró como quedaba el juzgado- en el que no figuraban asuntos pendientes.
La situación de "disfuncionalidad y anormalidad" del juzgado ha obligado a la Sala de Gobierno del TSJCYL a adoptar medidas de refuerzo que se están aplicando, con un juez titular y una jueza suplente de refuerzo para acelerar las resoluciones.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL), José Luis Concepción, ha confiado en que el juzgado pueda ponerse al día en el primer trimestre de 2009. Sin embargo, la actividad resolutiva del juez registrada por el Servicio de Inspección del CGPJ registró durante los años en que el juez estuvo destinado en Burgos índices de actividad resolutiva próximos o superiores al cien por cien, cuando el módulo de rendimiento que se considera suficiente es del ochenta.

2 comentarios:

Woody Jagger dijo...

Entiendo una contradicción entre TSJ y CGPJ, y por las consecuencias del hecho, una vez más, una leve sanción del CGPJ al Juez cuestionado. Amigo Baraka, ¿Lo he entendido bien?

Baraka dijo...

Cada cual da la impresión según su beneficio. Lo cierto es que la falsificación del alarde entiendo que podría ser subsumible en el tipo de la falsedad en documento público, pero, claro, este gremio sí es corporativo...