ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 30 de noviembre de 2008

LA BOFETADA


Han estado más de tres años sin contacto, primero por voluntad del padre, luego en virtud de la sentencia de divorcio y finalmente por una condena penal que le impusieron por dar una bofetada a la niña.

El abogado de la madre ha explicado que su clienta fue condenada a nueve meses de prisión y un año y 9 meses de incomunicación con su hija por haberle propinado una bofetada y un empujón el 4 de septiembre de 2005 en el ascensor de su domicilio.

El juzgado de El Puerto de Santa María intentó aplicar la condena de alejamiento a partir del 18 de abril de 2008, cuando el fallo fue confirmado por la Audiencia de Cádiz, pero ahora esta sala ha considerado que la pena se debe contabilizar a partir de la sentencia de divorcio, dictada en octubre de 2006, que ordenó la incomunicación de madre e hija mientras no se juzgase la agresión

La Audiencia dice que "no solo resulta razonable, sino que es de interés para la menor, que no puede ni debe verse indefinidamente privada del cariño de su madre"

La mujer "viene sufriendo una pena preventiva que se ha prolongado por más tiempo del impuesto en el propio proceso penal", mediante lo que el letrado considera "permisividad y pasividad" de los jueces en beneficio del padre, que quedó con la custodia de los hijos.

"El padre ha sancionado particularmente a sus hijos, ante el beneplácito de los Tribunales de Justicia, propiciando que se fuera fraguando una situación de alienación parental de los niños hacia su madre", sostiene el letrado.

10 comentarios:

Woody Jagger dijo...

Pero, ¿se ha probado que la madre era reincidente en el maltrato? Si eso no está probado es una salvajada más de alguien que carece del mínimo decente de ética, y probablemente con el siempre sugerente apoyo de un linchador letrado exprimidor.

Livy dijo...

Yo con el tema del SAP tengo mis reticencias, he de confesar que es algo que no lo tengo muy claro..cómo me joen este tio de casos, por su dificultad...

india dijo...

No tengo ni pajolera idea de lo que es el SAP,ni de leyes en general...pero me resulta patético lo que los "adultos" hacemos de la infancia de nuestros hijos...uno supone que si le han negado la presencia en la vida de los niños,la mujer debía de ser una mala pécora maltratadora,que iba dañando a sus criaturas físicamente,...pero hay daños psicológicos que se hacen sin mover un sólo dedo,...es tan importante pensar que los momentos que les damos no van a volver a existir,que lo que de esos momentos aprendan será su futura persona,es tan importante el cariño que les tenemos que dar,que resulta de profundos egoistas meterlos en la batalla adulta del ya no nos aguantamos,de miserables...
No será el caso tan simple como yo lo razono,pero es lo que se ve en parejas con problemas,sin tener porqué pensar que es una generalidad,claro.
Pensemos que son los adultos de mañana,cómo será su actitud?

india dijo...

Puede que parezca una estupidez,pero yo que me crié sin padre,porque falleció a mis tres años,sé que es una falta,...a pesar de tener todo el cariño del mundo y no sentirte sola,...no sé cómo explicar que hay una parcela de ti que cuesta ubicar...cuando además la separación es en plan chungo,supongo que será más jodido aún.

Woody Jagger dijo...

Sincera y directa India, musa entre las musas. Profundidad moral urbana. Ovación de gala. Exquisita.

india dijo...

WoodyJagger,te doy un gracias así,entre minirapidoparpadeos,con las mejillas ruborizadas y la boquita dibujada en una tímida sonrisa...jijijijiji

VENTILADORCULAR dijo...

Prometedor... bueno, no sé si la justicia debiera entrar a penalizar el tema de los bofetones, cachetes y sopapos y esas cosas, lo que sí es seguro es que no son más que muestras de impotencia y de no saber hacer, de andar cortos de sentimientos y de didáctica, cero. Son actos violentos, y que por tanto, sobran. Por el bien de todos. Abrazos y esos por doquier

Livy dijo...

OTRA DE BOFETADAS:

El Juzgado de lo Penal número 3 de Jaén ha condenado a una madre a 45 días de cárcel y le ha prohibido acercarse a su hijo de 10 años durante más de un año y medio, por haberle dado un bofetón y haberle agarrado del cuello en una discusión.

La sentencia considera probado que la acusada M.A.A.M., estando en su casa de Pozo Alcón (Jaén), regañó a su hijo por no haber hecho los deberes, y que éste le tiró una zapatilla y se encerró en el cuarto de baño.

La acusada fue tras él y abrió la puerta venciendo su resistencia, lo que hizo que el niño cayera al suelo. En ese momento la madre le agarró por el cuello y le dio un tortazo.

Sangre por la nariz

Según la sentencia, está acreditado que la madre "cometió un acto de agresión contra su hijo al cogerle del cuello para levantarlo del suelo y darle un tortazo en la cabeza", y que "se cumplen todos los requisitos del tipo de maltrato, aun cuando hubiese sido la única agresión cometida", ya que la agresión hizo que el niño se golpeara la cabeza contra el lavabo y que le sangrara la nariz.

Lo detectó el profesor

Cuando después llegó a clase, su tutor percibió rastros de sangre en la nariz del menor y, al preguntarle qué le había pasado, le contó que su madre le había agarrado del cuello y dado un bofetón y, de hecho, observó que tenía en el cuello un moratón.

La magistrada reconoce en el auto que el niño tiene un carácter "difícil" y es "desobediente" en el colegio, y que ello era motivo de nerviosismo para la madre.

No obstante, para la magistrada, los "dos actos de agresión de cierta intensidad que produjeron lesiones" "no pueden considerarse comprendidos dentro de los conceptos de razonabilidad y moderación".

elperiódico.com

Baraka dijo...

Joer Livy, me has hecho darme cuenta de que soy un cromagnon. Al final VC tenía razón tras tanto tiempo.

Esa resolución incumple totalmente el principio de proporcionalidad. Sea como fuere ojalá le toque un niño de idéntico "dificil carácter" a:

a) el profesor hiper-preocupado, que a la primera de cambio denuncia

b) la juez hiper-formalista, que aleja a un niño de 10 años de su madre durante un año por un bofetón, o si no os gusta, por un hecho aislado.

La violencia no es la respuesta ni la solución pero creo que ese bofetón no respondía al concepto de violencia. Violencia es lo que provoca una resolución injusta alejada de la realidad. Esa juez no es madre. No me cabe duda.

Livy dijo...

Baraka, yo tampoco soy madre, pero me alcanza para darme cuenta de que es una sentencia que como bien dices no cumple el principio de proporcionalidad...y esto ya a título personal, decir que yo hubiese alegado legítima defensa, eso del zapatillazo se las trae...a ver si empezamos a quitarnos complejos, miedos de ser tachados retrogrados, de ser considerados autoritarios (leñe, que lo que hay que tener es autoridad, cosa bien distinta por otra parte)..que hemos pasado del todo extremo a la nada absoluta...que estamos haciendo de las generaciones futuras unos ácratas (y lo siento, pero en esta vida hay que saber mandar, pero también obedecer...)