ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 31 de mayo de 2009

SEIS AÑOS SIN MIS HIJAS


No se puede pagar el sufrimiento que yo he pasado: 6 años sin ver a mis hijas, llorando día y noche. Sin poder dormir". Carmen Espejo, una mujer que se ganaba la vida como limpiadora municipal de Sevilla, se enfrentó hace nueve años a la peor experiencia que una madre puede vivir. La Junta de Andalucía la retiró del año2000 al 2007 la custodia de sus dos hijas, tras unos supuesto "malos tratos" por parte de la madre y por las "condiciones marginales" en las que vivían.

"La Junta de Andalucía nunca me dijo lasrazones por las que me las quitaba. Luego me explicaron en el juzgado que yo las maltrataba, que las tenía desasistidas y eso no era verdad", ha señalado la mujer, que ahora espera "recuperar los años perdidos" y disfrutar de sus hijas.

Después de años de lucha, Carmen Espejo ha conseguido demostrar que todo fue un fatal error, y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha impuesto a la Junta el pago total de 140.000 euros a toda la familia por los daños causados. 

La sentencia del TSJA, facilitada este lunes a los medios de comunicación, establece una indemnización de 40.000 euros para Carmen Espejo y la misma cantidad para cada una de sus hijas, que cuentan actualmente con 14 y 13 años, así como el pago de 20.000 euros para la abuela de las pequeñas, en cuyo domicilio vivían cuando fueron declaradas en situación de desamparo.

La menor de las dos hermanas, que padece una minusvalía psíquica, fue trasladada a un centro de menores, mientras que la mayor fue acogida por una familia en régimen preadoptivo.

Apoyándose en informes del perito judicial, la Audiencia Provincial de Sevilla determinó en enero de 2005 que la situación de las menores en el momento en que fueron separadas de su madre no podía calificarse como abandono y adoptó las medidas necesarias para devolver la custodia a su madre.

El psiquiatra de la Universidad de Sevilla, Pedro Benjumea, determinó que las heridas que presentaba la menor y que habían motivado la retirada de la custodia de su madre, respondía al síndrome de Cornelia, enfermedad genética que causó las lesiones.

El abogado de la familia ha declarado que la sentencia del TSJA es "absolutamente miserable, desproporcionada y ridícula", y ha afirmado que presentarán un recurso ante el Tribunal Supremo solicitando una cantidad total de 1.800.000 euros en concepto de indemnización para Carmen Espejo, sus hijas y la abuela de las menores.

Noticia: 20 Minutos

2 comentarios:

WOOD dijo...

Tengo mis dudas sobre si la pena de indemnización es suficiente para paliar el error cometido. Quizás debería llevar parejo inhabilitaciones y sanciones a ciertos cargos en el ejercicio de sus responsabilidades.

Baraka dijo...

Bien pensado.