ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 23 de mayo de 2009

HABLEMOS DEL PSOE


Y más concretamente de lo que no me gusta de la política, en general. Destaca La Vanguardia en su edición digital que el ex-presidente, Felipe González, ha manifestado que el gobierno de Rodríguez Zapatero no hace todo lo que debe para sacar al país de la crisis y que eso le "impacienta". Además, con vistas a adquirir credibilidad, dijo que él no defiende a ultranza lo que haga la gente de su partido, sólo por serlo. Habría que haber encerrado en un torreón, encadenado, a Alfonso Guerra si algún dirigente socialista hubiera dicho algo así en tiempos del que se mueva no sale en la foto.

Y a nivel local, López Gil, el candidato socialista a la alcaldía de San Fernando, ve como desde "arriba" se desaconseja una posible solicitud de moción de censura al actual alcalde, motivada en el escandaloso desfalco de 7,8 millones de euros de las arcas municipales. Uno de los barandas del PSOE provincial, Rodríguez Cabañas, ha aconsejado esperar a que termine la vía judicial para que Fernando López actúe. Eso son cuatro años. O más. Me apuntaba ayer un conocido que De Bernardo -alcalde andalucista- figuró en un puesto relacionado con lo económico en Diputación, junto al propio Cabañas. La gente ve fantasmas. López Gil piensa o dice que piensa que es un malentendido.

Esta doble moral de un mismo partido es lo que me desconcierta. El interés del pueblo es lo que mueve a González y Cabañas. O en teoría lo es. Pero todo parece cuestión de "familias" y de disciplina de partido. La crítica de González deja al pie de los caballos a ZP -cuya fama de gafe sigue aumentando tras el accidente en su meeting- y la recomendación de Cabañas deja a López Gil ante un dilema: su interés no encaja con el interés del de Diputación. ¿Se tornará rebelde el candidato?

No hay comentarios: