ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

viernes, 6 de junio de 2008

Se hacía pasar por hija ilegítima del Rey Juan Carlos para cometer estafas


El rey Juan Carlos saluda a los aficionados congregados en el puerto de la capital alicantina

Ana María B.J. simuló ser abogada y se presentó como una persona de confianza del juez de Castro Urdiales. Sus mentiras no quedaron ahí, se hizo también pasar por hija ilegítima del Rey Juan Carlos I; para ello usaba el nombre de María Mercedes de Borbón Pina de Orleáns Cirite y María de las Mercedes Alejandra de las Anas de los Santos Borbón Pina.

El sobrenombre falso lo utilizó para firmar documentos y contratar varios servicios. La mujer se instaló en Castro Urdiales y se dedicó a obtener dinero. Logró que un taxista de la localidad le prestara dos millones de pesetas, y la mujer del conductor otro medio millón. Al mismo tiempo, sedujo a otras tres personas, que en total le entregaron tres millones de pesetas para una supuesta inversión en bolsa.

Comenzó así una vida con todos los lujos, contrató a otra persona como chófer y a dos mujeres para que limpiaran su casa. Ni pagó los trabajos realizados, ni devolvió el dinero prestado.

El chollo no podía durar mucho. El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Santander le ha condenado a Ana María a dos años de prisión por un delito de estafa. La sentencia le condena además a pagar indemnizaciones por un total de más de 24.000 euros a sus víctimas, así como el importe de los salarios dejados de percibir.

3 comentarios:

Vampirella dijo...

A la gente se le va la cabeza de una manera..

Baraka dijo...

Lo dirás por el taxista...

jejejeje

Vampirella dijo...

Por el taxista, por la mujer del taxista, porque vaya forma de soltar perras a espuertas...jeje