ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 29 de marzo de 2015

EL MINISTERIO DEL TIEMPO - LA VOZ DE CÁDIZ-ABC - 29-03-2015

 



EL MINISTERIO DEL TIEMPO

Montiel de Arnáiz

@montieldearnaiz

 

 

El día en que le vi las tetas a Penélope Cruz está grabado en mi memoria con hierro candente, no por ellas sino por la sensación de que había comenzado mi propia Transición. El cine que se rodaba en la España de los 90 me parecía un sucedáneo progre y liofilizado de Pajares y Esteso, un mundillo divergente en el que un Almodóvar alocado alternaba obras maestras y óperas alumnas. Llegaron entonces a mi vida Chete Lera, aquel psicólogo de acento gallego que interrogaba a un Eduardo Noriega sin rostro, el desérticamente apocalíptico Paseo de la Castellana y las blancas tetas de Pe, que tan hábilmente nos lanzó Alejandro Amenábar como cebo mientras “Abre los ojos, abre los ojos” repetía la voz cadenciosa. 





Recuerdo que al salir de la sala, completamente alucinado, pensé que era la primera vez que veía un film español a la americana; el adolescente enfadado que residía en mí no se sentía atraído por el cine de chistes gruesos y desnudos de actriz de moda, ni por el insulto verborreíco o la superficialidad de personajes que suponían ser nosotros. Luego llegaron otras películas y los premios cinematográficos y el adolescente huyó en dirección a su madurez.

 




Veinte años después, los hermanos Olivares han ofrecido al altar del género freak esta pequeña maravilla que es El Ministerio del Tiempo. La serie de RTVE ha tenido un impacto inmediato en la opinión pública -la red social- bifurcándose en dos vertientes: Montescos a favor y Capuletos en contra. El problema que acusan algunos de sus críticos es que les gustaría que la idea se les hubiera ocurrido a ellos; otros, en cambio, miran aun con desprecio y altanería todo lo que no sea dogmático y cuadriculado. 



 

Un puñado de buenos personajes, humor de todos los colores, bromas privadas y cameos fantásticos, acción, romance y una producción decente, han hecho de El MdT la sorpresa televisiva de la temporada. Sus valientes creadores, Pablo y Javier Olivares, han logrado que unas ambivalentes puertas al pasado nos muestren la bella autopista que parte hacia nuestro futuro, creando una serie de ciencia ficción que se lee como una novela Steampunk y se oye como si nos narraran el cuento de buenas noches de nuestra propia vida.



6 comentarios:

ROSA FREYRE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ROSA FREYRE dijo...

Desconozco el por qué del hecho que el comentario se publicara dos veces, por eso dí eliminar a uno de ellos, y desaparecieron los dos, en fin cosas estas de los mundos virtuales. Por lo que respecta a la serie he visto varios capítulos y está interesante y entretenida, con muchos giros de humor, sobre todo por parte de Rodolfo Sancho. Evidente que siempre salga detractores, todo y todos los tenemos. Y sobre todo me ha gustado la primera parte del artículo en cuestión y en el que recuerdas tu descubrimiento de las tetas de Penélope Cruz, en tu mas que mundo particular de adolescente. DeliciosEnrique

Julio Malo de Molina Martín-Montalvo dijo...

Opino como Groucho Marx, la tele resulta muy instructiva. Cuando alguien la enciende me retiro a mi cuarto a leer un libro. Pero con esta descripción apasionada de la serie, la voy a ver y posiblemente me convierta en teleadicto

Enrique Montiel dijo...

Bienvenida por estos lares, Rosa. Me encanta ese gag privado de Rodolfo Sancho llamándose a sí mismo "Curro Jiménez" (Sancho Gracia, su padre). Lo de Penélope... yo la vi, pero no antes que Bardem (Jamón, jamón)

Enrique Montiel dijo...

Julio, estoy convencido de que el punto ácrata y autocrítico de la serie será de tu agrado. Dile a la bella Nuria que en RTVE a la carta se puede encontrar el capítulo 1x01

Julio Malo de Molina Martín-Montalvo dijo...

Como siempre sigo tus sabios consejos, desde luego con ayuda de Núria que maneja mejor estos trastos.