ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

martes, 24 de marzo de 2015

¿SUSANOFILIA O RAJOYFOBIA?




Tras las elecciones andaluzas y con apenas un día de reflexión sobre lo acaecido en las urnas, dejo aquí una serie de opiniones al respecto:

1) PSOE (47 diputados)

Susana Díaz considera un éxito haber obtenido 100.000 votos menos que José Antonio Griñán en las elecciones de 2012, lo que implica que cada uno mantiene el discurso que le interesa. Susana se ha dirigido a un electorado de mediana-alta edad, sabedora de que la gente joven no quiere saber nada del PSOE, hasta el punto de que ella ha omitido todo lo que ha podido la inclusión en sus imágenes electorales del logo de su propio partido. También le ha beneficiado el desencanto del electorado con las políticas de austeridad del PP, que ha pagado en la carne de su candidato andaluz.

La maraña del socialismo andaluz, como dijo alguno en el pasado, se ha mantenido, a duras penas pero se ha mantenido, tras el descalabro de 2012 con los 50 diputados del Partido Popular. Tiene mérito la trianera, pese a sus desastrosos debates de los que ya hablé en mi artículo de La Susi Enfuresía y su reculeo con el cese de Griñán y Chaves. Sigo pensando que su apuesta de adelantar las elecciones fue arriesgada y no tengo nada claro que su resultado haya sido bueno o malo, si ha acertado o no. Nunca lo sabremos.

En todo caso, le vienen cuatro años complicados a Susana Díaz y los suyos puesto que un parlamento fragmentado, lleno de enemigos (PP, IU)  y voces discordantes (Podemos, Ciudadanos), no le va a dejar vivir tan tranquila como antaño. La primera en la frente: va a tener que negociar para ser nombrada Presidenta, puesto que varios partidos han anunciado ya que votarán en contra. 

En resumen, un resultado discreto que es bueno en cuanto a que no sufrió el colapso de IU o el PP y malo en cuanto a que la sangría de votantes del PSOE desde 2004 es preocupante y no ha parado con una candidata que tenía carisma y cercanía. 

2) PP (33 diputados)

Moreno Bonilla se ha comido un marrón. Ese es el resumen.

En primer lugar hay que aclarar que la culpa es del PP central, que sigue negándose a un proceso electoral mediante primarias que evite "dedazos" como el que lo llevó del anonimato a la cabeza de lista al parlamento andaluz. Reconozco que Juanma Moreno ha hecho una muy buena campaña, ha currado, se ha pateado toda Andalucía, ha estado decente -tirando a bien- en los debates, y da la impresión de haberse esforzado. 

El problema, como he dicho antes, es lo que la gente ha castigado al PP: ha pensado a la hora de votar que Juanma es un don nadie, que la Gurtel pesa mucho, que los recortes de Mariano Rajoy han sido mal acogidos, y que la torpeza de dirigentes del partido como Antonio Sanz y Hernando en sus críticas a Ciudadanos ("Naranjito", un candidato catalán que se llama "Albert") es un insulto al pueblo. Todo ello ha provocado un rechazo a un candidato que se conformaba con 35 diputados (hubiera sido un éxito, decían) y que ha perdido 17 diputados en tres años (no él, el PP). Moreno, como Rubalcaba en su día, dirá que después de los palos que se ha llevado no piensa dimitir y, por tanto, aguantará como candidato para las próximas elecciones.

En cualquier caso, hasta que el PP no se dé cuenta de que debe regenerar sus órganos y sus listas y dejar que gente joven que no aparece en los papeles de Bárcenas maneje el remo del barco popular, todo hace pensar que la debacle de Andalucía será la crónica de una muerte anunciada. Primero, la de Rajoy (que incomprensiblemente no da un paso a un lado y se quita de en medio para no perjudicar más aún a su partido) y, segundo, la de un bipartidismo que dejará de existir en muy breve plazo por la propia desidia de los que lo integraban.

El pueblo español puede perdonar la corrupción pero no la mentira, y ahí están Felipe, Aznar y Zapatero para acreditarlo. 

3) PODEMOS + CIUDADANOS + IU

Buen resultado de Podemos, pese a que quizás esperaban diez diputados más.

El fallo lo cometieron al rehuir el pacto con IU, con quien comparten sus bases ideológicas, puesto que deseaban que no se les identificara con un partido de "casta". Con una candidata de nivel bajo, Teresa Rodríguez, la fuerza del voto joven que desea un cambio ha sido importantísima para la progresión de una agrupación política de nuevo cuño. Resulta sorprendente su victoria en localidades como Cádiz capital, donde se presentan una elecciones municipales interesantísimas entre el Kichi -pareja de Teresa- y Teófila Martínez. El problema de Podemos ha sido la constante torpeza de sus pesos pesados en el ámbito nacional y el ataque que ha sufrido, consecuencia del pasado de los mismos. Mucha gente normal quería un cambio pero no radical, sino moderado. 

Y ahí entró Ciudadanos. El partido de Albert Rivera ha caído en gracia amuchos españoles y andaluces. Se ha personalizado en el político catalán, dejando a Juan Marín, candidato sanluqueño, en un segundo plano. Rivera ha estado brillante en sus intervenciones televisivas (T5 y La Sexta, por ejemplo) y ha minimizado las meteduras de pata (vamos a enseñar a pescar a los andaluces). Si cumplen su palabra y no pactan con el PSOE, les auguro un importante ascenso en toda España en noviembre, sobre todo si integran a los ex diputados de UPyD que han abandonado a Rosa Díez, la máquina de reñir, a su propia suerte. Si hace unos meses se hubieran coaligado ambas agrupaciones políticas, hablaríamos ahora de la segunda o tercera fuerza política de Andalucía, pero algunos egos son imposibles de socavar.

Izquierda Unida ha sufrido un batacazo esperable, como le ocurre siempre después de un pacto fallido con el PSOE (no sé cómo no aprenden y dejan de pactar con los socialistas, con los que siempre se han llevado mal históricamente). Maíllo tenía buena fama pero en los debates se diluyó cual azucarillo en el café, careciendo de autoridad moral para criticar a Susana Díaz porque implicaría criticarse a sí mismo. Podemos le ha abierto una brecha en el costado que le costará cicatrizar. Consiguieron el grupo parlamentario casi in articulo mortis. Deben hacérselo mirar, sobre todo después de los escándalos que están protagonizando con candidatos como Tania Sánchez.

Por último, guardemos  un minuto de silencio por el fallecimiento del Partido Andalucista, que ni siquiera ha obtenido un diputado en el propio Parlamento andaluz. Parece que el sentido del PA a partir de ahora se centra en las elecciones municipales, en el mantenimiento de las alcaldías y en la ganancia de alguna más. Sin embargo, parece que el electorado ha dejado de contemplar seriamente esta opción política, por lo que cabría reflexionar sobre la necesariedad de un partido sin bases.

2 comentarios:

Julio Malo de Molina Martín-Montalvo dijo...

Excelente análisis Pequeño saltamontes. Supongo que esta Susana, mezcla de Mary ordinaria de Triana y de madrastra de Blancanieves, no puede aguantar con tan precarios apoyos. Pero algo prepara este bicho. Ya lo vamos a ver. En cualquier caso, esperemos a ver cómo evoluciona todo en el conjunto de España, será a mejor. Peor, imposible.

ROSA FREYRE dijo...

Como siempre que leo tus artículos, me admira la rapidez de pluma y la precisión de tus fundamentos a la hora de analizar, en pocas palabras, nuestra situación actual. Estupendo artículo. Y a seguir dándole caña a la Susi Enfuresía¡