ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

viernes, 17 de octubre de 2008

GARZONADAS

INICIO: 20 MINUTOS

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón está decidido a seguir adelante con su investigación sobre las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo desde 1936 a 1951. Tras declararse este jueves competente para ello y ordenar que se inicien las exhumaciones de los cadáveres de 19 fosas comunes, incluida la del poeta Federico García Lorca, el magistrado ha dado este viernes una nueva vuelta de tuerca al asunto para ganar tiempo ante el recurso que la Fiscalía tiene previsto presentar.

Así, en un nuevo auto de dos folios, ha convertido las diligencias previas en sumario ordinario. De esta manera, según la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Fiscalía está obligada a recurrir ante el propio Garzón, y no directamente ante la Sala de lo Penal, como pretendía. Esta decisión de Garzón ha sido calificada por fuentes de la Audiencia Nacional como una "pirueta jurídica" legal para impedir que la Fiscalía pueda recurrir la competencia directamente ante la Sala, sin tener que recurrir primero ante el magistrado, lo que le da a éste el tiempo suficiente para dar comienzo a las exhumaciones.

Según el artículo 776 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), el recurso ante unas diligencias previas puede ser directamente de apelación ante la Sala sin tener que pasar ante el propio juez que dicta la resolución. Garzón ha argumentado la conversión de las diligencias previas en "sumario ordinario" en función de "la gravedad de los hechos y presuntos delitos cometidos y revistiendo los caracteres de una infracción cuyo conocimiento está atribuido a la Sala de lo Penal por estar castigada con pena superior a nueve años de cárcel".

La Fiscalía quería recurrir directamente ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional el auto dictado ayer por Garzón al entender que los delitos que va a investigar han prescrito en virtud de la Ley de Amnistía (1977). Entiende también la Fiscalía que las exhumaciones ya están contempladas en la Ley de Memoria Histórica y los hechos son, en todo caso, competencia de los juzgados territoriales, ya que el concepto de crímenes contra la humanidad, que Garzón esgrime para declararse competente, comenzó a aplicarse desde los juicios de Nuremberg en 1945 y no tiene efectos retroactivos.

3 comentarios:

VENTILADORCULAR dijo...

Uff, no creo que sea momento de establecer justicia y mucho menos venganza. Ya sabemos qué pasó y nadie quiere que se repita. Este Garzón empezó bien con ETA, pero me da la impresión de que quiere demasiado protagonismo. Le puede la fama y los delirios de grandeza. O quizás no.

Baraka dijo...

Siempre hubo algo en Garzón que me dio grima. No sé si es el gran valedor de la justicia de la década o un político infiltrado en la misma.

Anonymous dijo...

EL FOLLONERO

Me da igual quien lo haga, pero que lo hagan. Ley Follonera: Lo más primario del ser humano: dar sepultura a los muertos, que descansen en paz, está por encima de competencias y protagonismos judiciales. Yo creo que lo debería hacer el Estado con el dinero de tod@s. Ellos eran la España que no pudimos heredar.

¿Un juez ordinario es competente para conocer de crímenes de Lesa humanitas? Vamos por Dios.
Invito al Blogger a que ponga un enlace para que se conozca el recurso del Fiscal Jefe de la Audiencia Nacionasl en su recurso, habla de delitos "comunes" ¡alucinante!. ¿Vamos a justificar genocidios con leyes de amnistía? Por Dios.

Marruecos le ha pedido a Garzón que por favor investigue dónde se encuentran enterrados los caídos marroquíes en la guerra civil, para darle sepultura en su país de origen.

Wikipedia dice:
"Se denomina crimen contra la humanidad, según lo establecido por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, a las conductas tipificadas como asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso, encarcelación, tortura, violación, prostitución forzada, esterilización forzada, persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o cualesquiera actos inhumanos que causen graves sufrimientos o atenten contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque."

Eso pasó en España aunque otros miren para otro lado e intenten entorpecer la labor de las familias por enterrar a sus muertos.