ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

viernes, 31 de octubre de 2008

DIVORCIO DE LETRADOS

Una abogada granadina acaba de entrar en prisión tras haber sido condenada a una pena de tres años y cuatro meses de cárcel por desobediencia judicial al no permitir que su ex pareja vea al hijo de ambos. Según la sentencia, la jurista ha hecho caso omiso, durante siete años, de cuatro órdenes judiciales procedentes de tribunales de Granada y de Zamora que la conminaban a acceder a un régimen de visitas mediante el cual el padre del menor pudiera ver a su hijo al igual que hacen otros padres separados, según informaron ayer la Plataforma Custodia Compartida ¿Ya!, la Asociación de Padres y Madres Separados y la Asociación de Damnificados por los Informes Periciales de Familia.

Tras la sentencia, la madre pasará alrededor de un año en la prisión de Topas (Salamanca), donde ya está ingresada. Esta abogada había denunciado en su momento que su ex pareja nunca se había interesado por su hijo hasta que supo que ella había sido diagnosticada de Parkinson.

Según la información aportada por la Plataforma Custodia Compartida ¿Ya!, la abogada es de Granada, ciudad en la que vivió largo tiempo, aunque posteriormente, hace más o menos un lustro, trasladó su residencia a la ciudad de Zamora. En esa capital fue detenida en agosto del pasado año por agentes de la Policía Nacional ya que se seguía negando a entregar al niño a su padre para que pasaran quince días juntos, indicaron las mismas fuentes.

Con la condena dictada ahora y que ha motivado el ingreso en prisión de esta mujer, el Juzgado de lo Penal de Zamora viene a ejecutar las cuatro sentencias que habían sido impuestas por otros magistrados anteriormente: dos de un año y otras dos de diez y seis meses.

Las mismas fuentes indicaron que la ex pareja de la jurista, que también es abogado, recogió el pasado sábado al menor del domicilio de Zamora que hasta ahora ha compartido la madre con su actual pareja sentimental. El propósito era el de llevarse al niño a la capital de Granada, en la que reside. Y es que el magistrado que ha dictado la última sentencia le ha otorgado tanto la tutela como la custodia de forma provisional

La tutela y la custodia durarán en tanto la madre cumpla definitivamente la totalidad de las sentencias que han sido dictadas y que ahora vienen a cerrar un contencioso entre los padres que ha durado alrededor de cinco años.

La madre había reclamado en su momento que se dictara una orden de protección en favor de hijo, de forma que se eliminase el régimen de visitas que había sido acordado judicialmente, ya que, según manifestó en su momento, el padre y el menor nunca han mantenido relación. De todos modos, jamás ha logrado que se cumpla su propósito, ya que los tribunales han mantenido que debe prevalecer el derecho del padre a gozar de la compañía de su hijo según las condiciones que establece el régimen de visitas.

El padre, por su parte, había reclamado la custodia del menor hace cuatro años al entender que la patología que sufre la madre le imposibilita para dar al hijo los cuidados que merece.

Este caso ha sido rocambolesco, pues la madre, que ha comparecido a veces ante los medios de comunicación zamoranos, aseguró a la prensa de esa localidad en 2004 que siempre ha deseado que padre e hijo mantuvieran relación y que incluso planteó una demanda para que el juez impusiera al padre un régimen de visitas y el pago de una pensión, a lo que él, según explicó entonces ella, se negó.

En esta espiral rocambolesca, el caso llegó hasta el Tribunal Constitucional, ya que la madre recurrió una sentencia de Granada al entender que el tribunal de la ciudad de la Alhambra no era competente ya que ella vivía ya por entonces en Zamora. El Constitucional estimó que debía resolver un tribunal zamorano, y así ha sido: le ha dado la razón al padre. La abogada llegó a acusar a los tribunales y a la Fiscalía de «violencia de género institucional».

Pero para seguir con esta dinámica peculiar hay que indicar que tanto el padre como la madre cuentan con grupos de partidarios. Así, se ha organizado una plataforma de apoyo a la abogada que está promoviendo una petición de recurso de amparo y también una solicitud de indulto o bien de prisión domiciliaria por la enfermedad de Parkinson que padece.

Esta plataforma dice lo siguiente de la letrada: «Se encuentra en prisión por utilizar un mecanismo de protesta social no violenta, que consiste en la negativa a prestar obediencia a la leyes del poder establecido con el fin de rectificar los errores que, a su juicio, éste ha cometido. Este mecanismo está legitimado socialmente y la historia nos muestra 'héroes' que se han sumado a este tipo de protestas para hacernos ver lo que el poder obviaba, y como ejemplos tenemos a Mahatma Gandhi en la India, cuyo objetivo era la independencia del imperio británico; otra personalidad destacada en la desobediencia civil fue Martin Luther King, quien predicaba el desconocimiento de las leyes racistas impuestas en su país, Estados Unidos, contra los afroamericanos, o también la objeción de conciencia al servicio militar y cómo declararse insumiso».

Y por su parte, el padre cuenta con el respaldo de las diversas organizaciones que defienden el derecho a la custodia compartida. Dichas entidades entienden que el menor goza del derecho a compartir su vida tanto con su padre como con su madre. De este modo, rechazan la mayoría de las sentencias judiciales al respecto, dado que en la mayoría de los casos fallan que la tutela y la custodia recaiga sólo en la madre, mientras al padre se le suele conceder un régimen de visitas que se limita prácticamente a los fines de semana.

1 comentario:

miguelvelez dijo...

joder he empezado a ojear tu blog jurídico y me lo estoy leyendo casi enterito. He retrocedido ya a dos o tres páginas anteriores.

- ¿Ganó mucho dinero el trabajador despedido por asistir a Cifrss y Letras?

- ¿La abogada condenada enferma de parkinson podrá eludir prisión teniendo en cuenta su dolencia como alegó Ruiz Mateos?

- ¿Cogerá algún día el Coyote al Correcaminos?