ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 3 de diciembre de 2011

PERRIÑO BLANCO (La Voz 4-12-11)


PERRIÑO BLANCO

Es tiempo de gallegos, de seres prudentes y viajeros que no se sabe si van o vienen, pobladores del mundo hasta el punto de que en América un “gallego” es un español. Si el futuro Presidente del Gobierno, el popular Mariano Rajoy, es un conocido gallego, el más famoso gallego del PSOE es su actual Vicesecretario General, Ministro de Fomento y Portavoz del Gobierno, José Blanco López, alias “Pepiño”. En estos tiempos de transición y traspaso de poderes en los que Rodríguez Zapatero está tan ocupado preparando la mudanza y mirando nubes, el actual socialismo –éste tan alejado de lo que esbozaron en su día Pablo Iglesias o Karl Marx- tiene como paladín y apagafuegos al pequeño lucense de Palas de Rey.

Como dicen en la NBA al referirse a un jugador en racha de anotación, Pepiño está “on fire”. En mitad de la campaña electoral se vio implicado en la operación “Campeón” cuando el imputado Dorribo declaró que le había pagado 400.000 euros para que intermediase en su favor ante el Ministerio de Sanidad. Ello vino, además, sazonado por una grabación vespertina en una gasolinera perdida, lo que provocó que Blanco desapareciese de escena como Zapatero, hasta la rueda de prensa post-electoral donde, con extraña sonrisita, valoró la derrota del PSOE.

Con el pescado ya vendido, Blanco parece arrepentido de haberse dejado convencer por su líder en 2008 para no abandonar la política. Ayer lo pasó mal por dos temas tan diferentes como la Ley Sinde y el proceso del fin de ETA. Dicen que dicen los que allí dicen haber estado, que en el consejo de ministros (salientes), ante la inminencia de la aprobación de la Ley de la ministra que mejor sabe grabar anuncios, Blanco saltó de su asiento cual Orlando Furioso e increpó a Zapatero, al que acusó de forzar la destrucción del partido con una aprobación legislativa in extremis y contra la opinión pública. Debieron saltar chispas de las azules. Tantas que, contradiciendo lo comunicado por el ministro Jaúregui esa misma mañana, el tocho de la ley de Economía Sostenible fue reciclado como papel higiénico.

Pepiño no debía haberse levantado ayer de su cama en su apartamento de lo que llaman Villa PSOE, en la isla de Arosa. Había escrito en su blog el 23 de octubre: “Vivimos días de emociones encontradas, de satisfacción y de tristeza. De satisfacción porque iniciamos una campaña electoral diferente a todas, sin terrorismo. Tristeza, porque llega tarde, tras muchas víctimas en el camino, tras mucho dolor, tras muchas lágrimas”. Blanco fijó como único objetivo zapateril cumplido haber acabado con el terrorismo, por la vía del acoso y dorribo (uy, perdón). Y de repente aparece el socialista vasco Eguiguren y escupe que el Ejecutivo había pactado el fin de ETA antes de las elecciones. La respuesta de Blanco ha sido mandar callar a su compañero, ridiculizándole, mientras puede. Porque a perriño flanco todo le son pulguiñas. Y lo están esperando.

Enrique Montiel de Arnáiz

1 comentario:

Bros Raya dijo...

¿Puedes exponer lo que se sabe, con más o menos certeza, de la implicación corrupta de "Pepiño"? Yo por lo que leo en prensa (El País), no sé que pensar.

Bros.

P.D. ¿Conoces alguna dirección para bajar Will the Circle Be Unbroken (1972) de The Nitty Gritty Dirt Band?

Gracias.