ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 2 de mayo de 2015

LA LIEBRE O LA RATA - Montiel de Arnáiz



LA LIEBRE O LA RATA
Montiel de Arnáiz
@montieldearnaiz


La carta de San Pablo Iglesias a los Liliputienses informó de la primera baja en el ejército inane de la neo-casta, de la forzada dimisión irrevocable de número 3. Se veía venir. Juan Carlos Monedero responde a un tipo de persona que suele encontrarse en aulas magnas o en talleres de creación de cócteles molotov. Su radicalismo ideológico, sus raigambres chavistas, sus discurrires intelectualoides fueron necesarios para la implantación de una marca diferenciadora y por eso sus compañeros de partido salvaron sus numerosos patinazos con argumentos basados en que él es así. Conozco a sujetos, diagnosticados o no de idiocia, que creen que para destacar han de ser extravagantes: en sus opiniones, en su léxico o en su estilismo. Monedero lo ha sido -extravagante- en sus tres aspectos; pero es que él es así. 

Inciso: [Monedero dixit: El Borbón abdicó gracias a nosotros, Montoro me ha declarado la guerra, he pagado mis impuestos, el Rey León es una metáfora de crítica religiosa, Galeano es más válido para la política que George R. Martin, Podemos actúa como casta y los compañeros prefieren un minuto en televisión antes que reunirse con los círculos.] 

Inciso 2: [Iglesias no dixit: Juan Carlos ha abdicado de Podemos como la liebre que permite ser sobrepasada por el resto del pelotón antes del sprint final, sus ingenierías fiscales nos señalan y no ha sido suficiente con apartarlo de la primera línea porque la AEAT le sigue la pista, el pueblo votará a Simba no a Scar: le preocupa el paro, no Irán, es preferible aprender que la política es un juego de tronos donde triunfa el el que menos escrúpulos tenga, aunque sea enano, no puede tildarse de casta al partido anticasta, el fin justifica los pactos, necesitamos poder orgánico, financiar nuestras ideas: el capitalismo aplicado a la política, para ayudar a los círculos tenemos que aparecer en La Sexta, hasta el infinito y más allá.]


Yo dudo de que la política necesite de sujetos extemporáneos como Monedero, ratas de biblioteca que dictan líneas de pensamiento y comportamiento desde el despachito en el que transcurren sus becas de investigación sin atenerse y sufrir la realidad. Y lo que es peor, Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez también lo piensan.

No hay comentarios: