ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

sábado, 17 de enero de 2015

Y AQUÍ HAY QUE MAMAR - La Voz de Cádiz-ABC 20-01-2015


 

Y AQUÍ HAY QUE MAMAR

Montiel de Arnáiz

@montieldearnaiz

 

 

Arthur Plus anunció elecciones catalanas para septiembre con toda la intención; quería que se hablara de él en las cuartetas de enero. Ésa es la fuerza y grandeza de nuestro Carnaval de Cádiz, que marca los tiempos a los políticos hasta el punto de que Rajoy está esperando al día después de la chirigota del Selu para desvelar la fecha de los comicios generales, por aquello de que se hable poco del asunto. Susana Díaz está a verlas venir con los de IU-Podemos-Ganemos, que nunca me aclaro cuál es cuál: Alberto Garzón aguardando que actúe Juan Carlos Aragón para mandarle a Valderas -que es como el Yuyu pero sin gracejo- que vaya a hacer tipo-tipo a los campos de refugiados saharauis. Pedro Sánchez se equivoca de rotonda y no llega al Campus de la Universidad George Mason interpretando el papel de la delegada gaditana de Cultura: “fue el corrector, digo el GPS”, argumentó el líder socialista, cuando la verdad es que se despistó buscando en el móvil 4G la retransmisión de Mirian Peralta y Enrique Miranda, para no perderse al Cascana. Y nosotros apostando si en el Teatro Falla -donde últimamente se han producido asesinatos literarios- se mentará más a la Teo, a Pablemos o al Pequeño Nicolás. Como si hubiera duda: ganará el Charli por goleada, aunque no el Hebdo, sino el yerno que toda madre quiere para su Yeni: el imputado que ocupó un palco privado en el derbi madrileño de Copa. Pero sobre todos estos temas planea cual buitre Leonardo la imagen de Cádiz como capital del botellón sexual, que ha salido hasta en el telediario de la Uno. Organizan una excursión a la Sodoma y Gonorrea de la España del sur y nos sorprende e indigna. Poco debe saberse de los Saturnales y nada del Carnaval del Mardi Gras de Nueva Orleans, el de Venecia o el de Rio de Janeiro. La intrépida empresa Emycet insinúa que en Cádiz se achica y coyunda desde dieciocho euros y nos ponen cara a las tres de la tarde. No se ha enterado aún la España de Quevedo que esto es Cádiz y que aquí es tradición mamar. De todas las maneras posibles.



No hay comentarios: