ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

martes, 11 de marzo de 2014

11-M

Yo me había acabado de levantar. Aún vivía con mis padres. Mi hermano Pablo me mandó un sms. "No te preocupes, estoy bien". No entendí nada y puse la tele y lo llamé. Ese día fue triste, y los siguientes, vergonzantes. Aznar y Acebes quisieron vincular el atentado a ETA para que nadie responsabilizara a las Azores y la lucha contra AlQaeda a la que nadie nos había invitado. El PSOE vio una oportunidad única de dar la vuelta a esas encuestas que daban a Rajoy por vencedor seguro. Los medios afines a Zapatero machacaron bestialmente y el gobierno cometió el error de permitir votar a los españoles sin una real jornada de reflexión. Gracias a aquello, pasando por la discutible actuación de policía, fiscalía y magistratura, se consiguieron derechos sociales como el matrimonio gay y se entró de cabeza en una crisis que se negó hasta que nos llegó al cuello. Esta es la reflexión, nuestros políticos se quitaron la careta desde ese día: eran unos mediocres tanto como nosotros éramos unos borregos. Tristeza y vergüenza 

No hay comentarios: