ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 2 de febrero de 2014

PI YEI

No tiene nada  que ver con P.J. Brown, el recordado ala pivot que dejó sus mejores años corriendo la pista de los Miami Heat y que ganó el anillo de la NBA con los Boston Celtics a los 39 años. Quizás un poco. Pedro Jota se estableció en la elite del periodismo español amparado en su buen tiro exterior a cuatro metros de la canasta y su dureza en el marcaje, la defensa del rebote y en los intangibles -basketball I.Q.-



El tiempo te da sabiduría, cinismo y capacidad de anticipación. No hay que correr tanto para alcanzar un objetivo -la bandeja, el mate-, aprende uno a dosificar energías y esfuerzos. Pedro Jota ha durado un cuarto de siglo y ha dado méritos para entrar en el Hall of Fame. Sus cadáveres son muchos y bien situados, -el GAL, GURTEL, Filesa, Urdangarin, Barcenas- pero en estos tiempos de zombies que emergen de la oscura muerte hasta él debió intuir que cuando las rodillas no pueden más, el cuerpo no se eleva como con la adolescencia.



Dice hoy que escribirá cartas los domingos y se pone a disposición de EL MUNDO. Parece que la batalla ha acabado, sin víctimas perceptibles, con el PP durmiendo -o dormido- en el Spa de Valladolid. 

PJ. Brown jugó todo lo que quiso. Supongo que, pese a todo, Pedro Jota Brown lo ha hecho también.

Enrique Montiel de Arnáiz
@montieldearnaiz

No hay comentarios: