ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 16 de septiembre de 2012

EL CASTILLO DE NAIPES (LA VOZ DE CÁDIZ 12-09-12)

La conclusión, es que les sobran. Están de más, nuestros enfermos, abuelos o niños. Les estorban, porque les cuestan lo que no tienen. Múltiples centros de asistencia y entidades sin ánimo de lucro están pasando por penurias económicas ante las telarañas que pueblan las arcas de las administraciones públicas. Hace diez, cinco años, se dotaba de fondos, se cedía el uso de terrenos, se potenciaba mediante conciertos a asociaciones de todo tipo para, por ejemplo, construir centros especializados en el tratamiento de determinadas enfermedades. El ámbito era provincial, los fondos, autonómicos, y también municipales.
Fue creándose una pirámide asistencial: cesión de parcela, construcción del centro (con fondos del Plan-E, hoy declarado parcialmente ilegal), redacción de proyectos para el concierto y cumplimiento de las “ratios” exigidas. Entonces llega el dinero, que no viene en mareas pero permite dotar a centros como la Asociación de Familiares y Enfermos de Parkinson Bahía de Cádiz de los casi veinte trabajadores que requieren el convenio y la ratio. Dinero que permitió, en plena crisis, en enero de 2012, a José Manuel Porras, responsable de UPACE (Unión de Parálisis Cerebral) inaugurar el centro de Unidad de Estancia Diurna y la Residencia de Gravemente Afectados Al Andalus. Fibromialgia o Azheimer también fueron apoyadas, conveniadas y subvencionadas por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Cádiz o los Ayuntamientos municipales. Allí había muchos enfermos necesitados, mucho familiar agradecido, mucho puesto de trabajo que defender, mucho voto que ganar.
Nos levantamos ayer, con un temor. Que se acabe el dinero de nuestros enfermos. Sé de entidades que no pueden sufragar sus gastos fijos por la falta de pago de las subvenciones por parte de la Junta de Andalucía, principalmente. Centros a punto de ser desahuciados por los arrendadores de los locales que ocupan, por no poder pagar nóminas y alquiler al mismo tiempo. Entidades asistenciales o no, sin ánimo de lucro, con doscientos socios, asfixiadas por el pago de tasas de las administraciones, sobre las que no cabe negociación sino recargo. Conozco del impago de nóminas a los trabajadores de esas nobles asociaciones, de los fisioterapeutas que siguen tratando aunque no les den su salario, por el amor a sus pacientes; de los directores que no cogen bajas médicas porque no quieren abandonar a la suerte de los vientos a sus abuelos.
Ese castillo de naipes de la esperanza, construido bajo los augurios del Estado de Bienestar, está a punto de derruirse con sus enfermos dentro por la incompetencia máxima de una administración que prometió más de lo que podía pagar (porque la cuenta la pagaban los que, en teoría, iban a venir después), o, lo que es peor, que poseía el dinero y lo usó en otros agujERES distintos. Y la primera carta en caer quizá ha sido la de UPACE, cuyo director está vinculado al PSOE, que ha asegurado a sus socios que el 1 de octubre quizá no abra su centro por los impagos de la Junta de Andalucía. Y comienza a escupir sus naipes, el castillo, rápidamente.


No hay comentarios: