ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

jueves, 2 de julio de 2009

EL DERECHO Y EL DEPORTE


Siempre he pensado, como jurista, que todo debe estar regulado en aras del beneficio común. Muchas facetas de la vida son nuevas, recién nacidas, y por tanto deben ser legisladas. El Derecho, por tanto, se adapta a la realidad. Sin embargo, siempre hubo aspectos de la existencia que van por un lado distinto al del Derecho común. El deporte, por ejemplo, es buen ejemplo: el caso Bossman fue la mecha encendida de la bomba que no llegó a explotar.

Los equipos hacen contratos leoninos -abusivos- a sus jugadores, les pagan 10 y les piden 1000 para rescindir el contrato; se ponen limitaciones al libre mercado y comercio internacional como el número de jugadores extranjeros que puede haber en una plantilla. Como mi buen amigo Pepe Ríos dijo hace poco en una conferencia, en el deporte puede haber implicaciones del Derecho Penal: las patadas de Pepe, defensa del Real Madrid, al jugador tendido en el suelo, son merecedoras de un reproche disciplinario pero también penal. Pero, si un jugador da un puñetazo en el campo y rompe una nariz la Fiscalía tampoco actúa. Se usa la teoría de "lo que pasa en el campo, queda en el campo" o el "Fútbol es fútbol" y a otra cosa mariposa.

Otras facetas de la vida, en cambio, parecen estar sobrereguladas. Pero esa, es otra historia

No hay comentarios: