ABOGADOS DEL DIABLO QUE HAN PASADO POR AQUÍ

domingo, 4 de agosto de 2013

ARTÍCULO INTERACTIVO


Es difícil ser periodista de izquierda en medios de derecha (y viceversa). Uno se arriesga cuando el subconsciente le hace expresar contrariedades a la opinión vertical que domina la publicación. Algunos, unos pocos, se disfrazan con sedas de neoliberalismo o americanas de capitalismo. Otros lo disimulan peor. Esos son los que acaban mirando cómo le queda el Levis al trasero del que tienen delante en la fila de la oficina del paro. Es más relajante escribir lo que te dicen que escribas, mirar el ideario como un fetiche y como quien toma un puré de cardillos, taparse la nariz y tragar lo más rápido que se puede. Si es que quieres poder tomarte puré. Además, la independencia o librepensamiento está mal vista porque se tiende a identificar y posicionar ideológicamente a todo el mundo. “Este es de derechas”, cuidado con él. “Su abuelo era comunista”, vaya por Dios. 

Siga Vd. argumentando.

No hay comentarios: